Blogs cristianos

lunes, 4 de octubre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 22 cont...

Lee Haak Sung:

Tan pronto como comencé a orar, un demonio se me acercó. Este demonio tenía sus ojos puestos al revés. Cuando veo demonios, continuo recordando la escena de mi abuela en el infierno, siendo atormentada por ellos. Con este recuerdo en mente, quise vengarme de él. Le puyé los ojos hacia fuera, se los saqué y los tiré lejos. Durante esta pelea, comencé a pensar en una espada, y la espada apareció en mi mano. Entonces, le corté los brazos al demonio con ella. Cuando pienso en diferentes tipos de armas, ellas aparecen en mi mano o cerca de mí. El Señor me ha concedido estas armas. Yo había estado peleando por largo tiempo, y había adquirido gran experiencia sin darme cuenta. Había también ganado confianza y coraje.

Una vez más, un demonio disfrazado como una pequeña niña con un vestido blanco se me acercó. Se mordía su brazo continuamente. Ella se asemejaba mucho a un personaje de una película de terror de la televisión. Yo estaba asombrado con el hecho de que los demonios reales lucen muy parecidos por no decir iguales, a aquellos creados por la industria del entretenimiento! Este era como el que sale en una famosa serie de terror de la TV Coreana, que arrastra almas al infierno después de que ellas mueren. En una visión, yo vi a un hombre anciano que yacía sobre un piso sangrando bajo el altar. Este mismo demonio que estaba mordiendo su propio brazo corrió hacia el hombre anciano. Atacó al hombre anciano, usando sus colmillos de drácula para chupar su sangre. Una vez que se chupó toda la sangre, ella comenzó a devorárselo.

Después apareció otro demonio con un cuerpo lleno de agujas, como un erizo, o puercoespín. Con mi fe, yo balanceé mi puño hacia él, pero cuando toqué al demonio, sentí un gran dolor porque me había pinchado con sus agujas. Aún después de nuestro rally de oración, mi mano me dolía, estaba enrojecida e inflamada e incluso pude ver las marcas de las agujas. Me sorprendí de que ellos podían dejar marcas físicas sobre mi cuerpo y producir dolor aún cuando ellos son espíritus. Se las mostré a mi familia de la iglesia y al Pastor. Estuvieron tan sorprendidos como yo!.

 
Pastor Kim Young-Doo:

Cuando estaba orando fervientemente en lenguas, mis manos comenzaron a producir pequeños movimientos de arriba hacia abajo, primero una y después la otra. Pronto, mis dos palmas se pusieron una con la otra y se sacudían intensamente, y luego, se movían aún más violentamente. Había una iglesia que había invitado a un pastor a hablar de sanidad. Fui testigo de una escena donde él ministraba sanidad y sus manos también temblaban. Cuando él estaba ministrando, muchos otros milagros ocurrían. Concluí que yo también debía estar en el proceso de desarrollar el don de sanidades por el Espíritu Santo. El estaba trabajando arduamente en mí. Mis brazos y mis manos se movían libremente en diferentes movimientos bajo la dirección del Espíritu Santo. Abrí mis ojos para ver, e intenté resistir los movimientos, pero el Espíritu Santo me guiaba, a pesar de mi voluntad y mis pensamientos. Mi voluntad y pensamientos fueron secundarios.





No hay comentarios: