Blogs cristianos

martes, 28 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 21 cont...

Baek Bong-Nyo:

Estaba disfrutando la danza espiritual y orando en lenguas cuando 10 ángeles descendieron desde el cielo y se colocaron al lado mio. Le pregunté porque estaban aquí ahora. Ellos respondieron, “Jesús dijo, “La Iglesia del Señor” ha comenzado el rally de oración. Vayan y traigan a Baek Bong Nyo” y él nos mandó a llevarte, por eso, estamos aquí. Estaba aterrorizada de que los ángeles me llevaran al infierno, así que les pregunté una vez más. “Esto ha pasado antes, uds em llevarán al cielo? O me llevarán al infierno?”. El Señor debe de haberles dicho que me llevarán hasta allá porque ellos no conocían la respuesta. No tuve opción sino de ir con ellos aun sin saber lo que estaba pasando. Pasamos por la vía láctea hasta que llegamos a donde Jesús. Él dijo, “Mi querida Bong-Nyo! Como sabes tu Pastor Kim está escribiendo un libro acerca del cielo e infierno. Me gustaría llevar conmigo al Pastor Kim al infierno y mostrarle a Él lo que necesita recopilar, pero sus ojos espirituales no están abiertos todavía, entonces no tengo elección sino de llevarte a ti, para que sean documentadas las escenas del infierno. Tú eres la única que puedo llevar de visita, entonces te pido que aguantes un poco más! Vamos a visitar el infierno juntos!”.

El Señor me dijo esto cada día. Tan pronto como Jesús tomó mi mano, estuvimos caminando hacia abajo en un camino del infierno. El hedor de la carne en descomposición me revolvía el estómago, y había una oscuridad interminable. Yo confiaba y dependía sólo de mi Señor, por lo que me aferré a su mano firmemente.

Infierno! Hay final en el infierno? En el infierno solo hay sufrimiento por toda la eternidad. Vinimos a un lugar donde la gente estaba gritando por ayuda, en un abismo de fuego. El fuego era muy intenso y habían llamas tanto adentro como fuera del abismo. Habían incontables personas, todas desnudas, saltando y gritando adentro de algo que parecía un enorme tambor. Estaba aterrorizada una vez más. Todo lo que había visto en el infierno era chocante y estaba de regreso, frente a lo más traumatizante que hubiera visto antes. La misma escena que había visto del padre del pastor Kim, ahora estaba frente a mi. Vi a mi padre, desnudo. Cuando mi padre me vió, comenzó a sollozar “Bong-Nyo! ¿Qué estás haciendo aquí? Yo no puedo soportar el dolor en mi corazón cada vez que te veo! Me arrepiento mucho de lo que te he hice! Yo supongo que es por eso que estoy aquí pagando por lo que he hecho!” Yo no pude decir ni una palabra, en lugar de eso, lloré incansablemente. El dolor sufrido en el infierno es inimaginablemente más grande que el abuso y la persecución que sufrí por mi padre en la tierra. Lo que yo experimenté en la tierra fue nada en comparación a esto.

Un demonio gigante estaba disfrutando rebanando a la gente con una sierra eléctrica, y gozosamente tarareaba una canción. Este arrebató a mi padre y comenzó a partirlo en pedazos, en la forma en que nosotros cortaríamos los fideos hechos en casa. “Ahhhh! Por favor sálvenme! Se lo imploro! Por favor, máteme ya!” El doloroso llanto de mi padre y sus interminables gritos de agonía me hicieron sentir que me desmayaba. Sin él Señor a mi lado, me hubiera desmayado muchas veces. No hay fin para el sufrimiento en el infierno. Allí nunca hay esperanza. La única manera de evitar ir al infierno es aceptar a Jesús como su Salvador y vivir fielmente.

Rogué al Señor que me sacara de ver a mi padre en ese sufrimiento. Continuamos avanzando, dejando los llantos de angustia de mi padre atrás. Después de caminar por un rato, vi un árbol delante de mí. Y cuando me acerqué vi algo que me dejó en shock. Porque el Señor me hacía ver una y otra vez estas imágenes que no podía borrar de mis recuerdos? Mi mamá, mi hermano menor, mi cuñado y mi sobrino, estaban todos desnudos, colgando hacia abajo, sujetos de sus tobillos en el árbol. El árbol se movía como una serpiente y al lado de éste había parado un demonio más alto que una montaña. Yo miré a mi madre, y ella me vio, mientras permanecía colgada del árbol. Los otros miembros de la familia también miraron y lloraron diciéndome, “Bong-Nyo! ¿Por qué estás aquí si tú no puedes ayudarnos? ¿Por qué viniste otra vez? ¿Te gusta tanto verme en agonía?” Y ella lloró. Jesús me dijo que este demonio era el segundo más grande en el infierno! Éste disfrutaba golpeando los cuerpos y pelando su carne, sin misericordia los echaba al fuego.

Yo quería desesperadamente capturar a todos los demonios, destrozarlos en pedazos y lanzarlos dentro del fuego del infierno. Tan pronto como el segundo demonio en el infierno, lo ordenó, otro demonio de más bajo nivel, puso un recipiente lleno de insectos negros justo debajo de donde mi familia estaba colgada. Estos insectos comenzaron a subir por encima de mi familia, y sin misericordia hicieron festín con sus carnes, metiéndose por sus ojos y narices. Sus cuerpos se cubrieron de insectos por completo. “Ahhh! Por favor sálvame! Bong-Nyo!” “Hermana mayor! Hermana mayor!, “Ay! Cuñada!”, “tía!” “Por favor ayúdame!” “Por favor sálvame!” .

Qué podia hacer escuchando los gritos de dolor de mi familia? Los insectos tomaron la forma de gusanos. Tenían filados dientes y sus ojos eran brillantes. Una vez que los insectos infestaban el cuerpo y se comían la carne, sólo quedaban los huesos. Luego, ellos continuaban comiendo hasta los huesos!. Mi madre, hermano, cuñado y sobrino continuaron gritando de dolor.

Este horrible dolor continuaría por la eternidad y no podía soportar el conocer esta verdad. Me quebranté. En medio de mi caos, mi madre gritó “Bong Nyo, estoy aterrorizada por los insectos! Te acuerdas como en la tierra yo no podía agarrar ningún insecto, pero en el infierno hay demasiados! Estos bichos nunca mueren! Por favor, te ruego que me ayudes!”.

Mi familia me miraba buscando ayuda y me gritaba, pero yo sabía que no podía ayudarles. “Señor! Por favor, Ayuda a mi familia para que pueda pasar a otro lugar del infierno. Por favor, ten misericordia de mi familia!” y lloré, clamando y sollozando. Pero Jesús replicó, “No puedo hacer eso!, es muy tarde!”. Imploré y rogué una vez más. El Señor tomó mi mano y dijo, “Es tiempo de irnos! Es tarde!” y nos movimos.

Después de esto, Jesús me llevó a una montaña enorme. Caminamos para mirar más de cerca. Vi personas paradas, parecían exhaustas y como si hubieran sido severamente golpeadas. A su lado, había un demonio terrorifico, el cual comenzó a burlarse de mí, “Te veo muy seguido! Por qué estás aquí otra vez?” Yo respondí, “Ey, Tú eres un bastardo! Desearía poder rebanarte en pedazos como mi familia y tirarte en el fuego! Te atraparé!”

El demonio se burló aún más fuerte, “Tú estás llorando porque estás asustada de mí, eso me hace muy feliz! ¿Qué vas a hacer?” Estaba enojada, pensando en mis familiares. Yo dije, “Jesús! Yo quiero matar a ese demonio! Lo odio!” Pero el demonio me ridiculizó aún más. Yo continué “Señor! ¿Por qué no haces nada? Haz algo!”. Supliqué al Señor, cuando de repente, Jesús hizo un gesto con su mano e inmediatamente el cuerpo del demonio se paralizó y no se podía mover.

Los gritos de la gente hicieron eco a través del firmamento del cielo. Jesús ME dijo, “Vámonos a otro lugar!”.

Jesús dijo, “Las almas que te encontrarás próximamente son unas que tu conoces bien, entonces, presta atención!”. Antes de que él terminara de hablar, ví a uno de los presidentes anteriores de Corea. Quedé en shock y grité, “Oh, Señor! Es horrible! No puedo soportar ver esto!”. El Señor me sostuvo las manos firmemente. Una gran serpiente blanca estaba enroscada alrededor de su cuerpo, desde sus pies hasta su cuello. Luego, serpientes más pequeñas de colores se acercaron a la serpiente blanca y se subieron encima de ella. Estas serpientes apretaban al presidente y unas contra otras. Parecía como si estuvieran compitiendo por quién apretaba más fuerte. El presidente gritaba y comenzó a toser. “Ahhhh! Dejen de sofocarme, por favor! Paren esto! Sálvenme, por favor!” Pero aún en medio de su angustia él me habló. “¿Quién eres tú? ¿Por qué estás aquí? Yo solía ser el presidente de Corea, con todo el prestigio, pero ahora estoy sufriendo en el infierno. Cuando estuve en la tierra, muchos pastores me rogaron y trataron de convencerme de que asistiera a la iglesia, pero yo los ignoré a todos. Yo ignoré lo que ellos me decían acerca del infierno, porque nunca soñé que tal lugar realmente existiera. Señora, qué puedo hacer? Qué piensas que debo hacer? Mi hijo todavía no conoce a Jesús y estoy muy preocupado por eso! Mi hijo necesita aceptar a Jesús mientras él está todavía vivo y recibir la salvación para que pueda ir al cielo. Desearía poder ir ahora mismo y decirle a mi hijo acerca de esta verdad, pero no puedo, entonces, ¿qué hago ahora? Ahhh! Mi corazón me duele mucho!” Él me suplicó que le hablara a su hijo sobre Jesús. Su ruego era sincero y pregunté a Jesús: “Mi amado Señor, escuchó que su corazón está quebrantado por eso, podrías tu mostrarle al hijo del Presidente en un sueño como es el infierno?” pero Jesús sólo escuchó sin decir una sola palabra.

De repente, imágenes de mi familia sufriendo en el infierno llenaron mi mente. Pensé en que quizás habría un lugar donde el sufrimiento o los castigos fueran menores. Esto era ridículo, pero cualquier persona en mi situación, que fue testigo de ver a su familia en el infierno, hubiera pensado lo mismo. Lloré incontrolablemente, luego Jesús mandó a sus ángeles a que me trajeran a la tierra. Me quejé delante del Señor “Señor! Mi madre y mis familiares están sufriendo en el infierno, cómo puede ser bueno para mi estar sola? No quiero esto! Ponme con ellos en el infierno!”. Lo que pasa es que no sabía que hacer por ellos.

Continué llorando con todas mis fuerzas, cuando 10 ángeles aparecieron y comenzaron a recoger mis lágrimas en un recipiente dorado que tenían en sus manos. Empecé a orar una oración de arrepentimiento. “Señor, estoy muy mal, perdóname!”. Luego, el Señor me regañó, “Mi querida hija! No lo vuelvas a hacer!” y me consoló. Yo pregunté cautelosamente, “Señor, quiero ver a mi madre otra vez! La veré de nuevo?”. No era fácil que el Señor me permitiera eso. Respondí, “Señor, Prometo que más nunca lo hare de Nuevo. Por favor. No lloraré de nuevo”. Con esto, el Señor, tomó mi mano diciendo, “En otra oportunidad regresaremos!”

Y así fue. Mi madre estaba sufriendo en otro abismo ardiente, gritando, tratando de evitar el calor. Yo grité, “Madre! Soy yo! Tu hija, Bong Nyo, está aquí!” y la llamé. Ella me miró verificando quién yo era y comenzó a sollozar. Ella dijo, “Bong-Nyo! Porque viniste de nuevo? Este no es un lugar para ti. Apúrate y regresate! Tu salud no está bien… No debes regresar a este lugar! Ay!, me estoy quemando! No puedo soportar el dolor!”.



Le grité de nuevo, “Mamá, te extraño mucho! No sé que hacer!”. Mi madre me hizo una petición en medio de su dolor, “Mi querida Bong-Nyo, cómo desearía escucharte cantar sólo una vez!”. Tenía esto algún sentido? Mi madre estaba sufriendo mucho y me estaba pidiendo que cantara! Esto era increíble!, no lo estaba disfrutando, pero como podía decirle que no?. Lágrimas empezaron a correr por mis mejillas y empecé a cantar, pero no pude seguir porque comencé a sollozar incontrolablemente. Qué canción podía cantar en estas circunstancias? El dolor en mi corazón alcanzó su límite máximo!. Pensé que había sido una hija horrible, fallé y no cuidé a mi madre y por causa de mi negligencia, ella no había recibido una adecuada atención médica. Ella había perdido la oportunidad de aprender y aceptar a Jesús. Yo debería estar en su lugar. Pero no había otra oportunidad. Esto me molestaba aún más. No había esperanza para mi madre. Una vez que estás en el infierno, no hay vuelta atrás.





domingo, 26 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 21 cont...

Lee, Haak-Sung:

Mientras estaba orando en lenguas, tres demonios me atacaron al mismo tiempo. Uno tenía cara de humano y cuerpo de dragón, otro era un demonio calavera, y el último tenía una máscara de metal puesta, era el mismo demonio que se me había aparecido antes. Sorpresivamente éste estaba llevando una sierra eléctrica, cuando él jalo el arranque, el motor comenzó a sonar ruidosamente. Tuve que taparme los oídos con las manos para poder continuar orando en lenguas. Este demonio quiso cortarme las manos así que me atacó con esas intenciones. Yo no quería perder, así que esquivé el ataque. Durante la pelea tomé la sierra eléctrica y rebané las manos del demonio. Tenía que estar en total concentración, porque si bajaba la guardia por un segundo, hubiera sido rebanado. Éste estaba gritando tratando de evitar que lo hiriera. Yo traté de capturar a los otros dos, pero corrieron desesperadamente lejos de mí. En ese momento, Jesús apareció y fue testigo de todo lo que sucedió. Cuando vi a Jesús, me llené de más fuerza para vencer a los demonios.

Cuando Jesús se fue, otro demonio se me acercó. Lo atraje hacia mí diciéndole, “Ey! Ven aquí y te enseñaré algo divertido! Por acá! Apresúrate!” Pero el demonio miró desconfiado, y se rehusó a venir.“Ey, yo realmente tengo algo divertido aquí para ti! Ven aquí y mira!” dije, pero éste todavía no confiaba en mí. Él me preguntó, “¿Tú prometes no castigarme?” entonces yo respondí, “¿Por qué te castigaría? Yo solo quería compartir algo divertido contigo, entonces ven!” Luego él vino a mí emocionado, esperé pacientemente a que estuviera a mi alcancé y entonces, agarré su brazo y comencé a darle vueltas en el aire, y lo tiré contra la pared.

Pero, mientras estaba peleando con el demonio, repentinamente estaba recordando mis pecados pasados. Recordé cuan negligente había sido en cuidar a mi abuela antes de que ella muriera. Empecé a sollozar y a arrepentirme delante del Señor de cada pecado que pude recordar. Mientras estaba orando, de repente, escuché el sonido de fuertes pisadas, como si un ejército estuviera marchando alrededor de mí. No fueron uno ni dos, sino cientos de pisadas marchando al unísono. Poco tiempo después, vi un grupo grande de demonios furiosos contra mí, todos llevando uniforme militares. Con el Señor dandome fuerza, no había que temer. Por el contrario, estaba fuerte, no importando como los demonios atacaran. Yo sabía que los demonios que estaban viniendo a atacarme se estaban poniendo mucho más rudos que los anteriores. No importa cuan feroces eran los demonios, cuando usaba el nombre de Jesús, todos corrían por sus vidas. Cada vez que miraba esta escena, me sorprendía de cuán maravilloso es Jesús y me llenaba de un gozo tremendo. Aún ejércitos de demonios huyeron en Su Nombre.
 

Pastor Kim, Yong-Doo:

Estaba clamando al Señor con mis manos levantadas en alto por alrededor de 30 minutos, cuando mis manos comenzaron a hacer círculos una y otra vez por encima de mi cabeza. Y luego mi mano izquierda comenzó a moverse desde adentro hacia afuera, seguida por mi mano derecha imitando a mi mano izquierda. Repentinamente, ambas manos empezaron a retorcerse hacia afuera como un pretzel, y se quedaron atrapadas en esa posición. Fue una posición torturante e incómoda, difícil de aguantar. La mano que había sido atacada por los demonios la última vez me dolía.

Luego mis manos se voltearon en la forma contraria, desde afuera hasta adentro a intervalos de un segundo nuevamente. Primero mi mano izquierda, luego mi mano derecha se había retorcido hacia adentro, y estuve atrapada en esa posición por otros 30 minutos. Me estaba poniendo impaciente y enojada porque lo que estaba sucediendo estaba tomando mucho tiempo.

Yo me quejé, “Señor! ¿Por qué me haces sufrir tanto? Tu sabes muy bien cuan dolorosas fueron las mordidas de los demonios y todavía tu buscas un método que es doloroso para mí…Si Tú vas a hacerme voltear desde adentro para afuera hazlo rápidamente, en lugar de eso parece que estuvieras jugando conmigo…¿Qué me estás haciendo? Estoy impaciente, no sería conveniente para ambos si sólo me lo dieras de una vez?” Yo comencé a atacar al Señor con mis quejas.

Mi terrible naturaleza continuó quejándose sin detenerse, Lo ataqué sin cesar con palabras duras:“Señor, si Tú solo me tocas con Tú fuego santo y abres mis ojos espirituales ¿ no sería beneficioso para ambos? ¿Quién puede recibir los dones espirituales si Tú lo haces tan difícil de obtener? Es pesado y tedioso para ti y para mi también entonces porque no lo apresuras y pones la bendición espiritual ahora? Ahora! Por favor!”.

No importa cuanto yo rogué y pedí los dones espirituales, si el Señor decide no otorgarlo, así es. Aún en mi estado físico en ese momento, yo cometí un pecado, cuando comencé a hacer demandas irrazonables. Yo grité llorando con todas mis fuerzas, pero el Señor continuó repitiendo el proceso de torcer de mis brazos a través del Espíritu Santo. Lo hizo docenas de veces. Pensé para mi mismo, “¿Qué don espiritual está tratando de darme? ¿Qué clase de don espiritual es este?” Yo estaba muy irritado, y urgentemente deseé que viniera el fuego ardiente como una tormenta y me tocara, pero el Señor no compartía mis sentimientos de urgencia, en su lugar, Él me frustraba cuando continuaba procediendo muy despacio. Cuanto oré? Debió haber sido alrededor de cuatro horas. Luego, repentinamente se detuvieron mis brazos, y mis manos se comenzaron a mover más rápido desde el frente hacia atrás. Pensé que estaba experimentando esto por tener mucho tiempo mis manos en alto, así que traté de relajar mis brazos y manos completamente, pero el sacudir rítmico continuó, sin importar nada más. De hecho, esto fue cómico. El Señor me dijo que yo estaba en el proceso de recibir el don de sanidades y el poder para hacer milagros.

Hasta ahora, mi conocimiento sobre los dones espirituales era vago. Yo pensaba que si oraba y leía la Biblia en cuanto a dones espirituales, yo podía recibir los dones que yo quisiera. Pero, el Señor estaba enseñándonos a través del rally de oración sobre los dones espirituales detalladamente. Cada día experimentamos bendiciones y nuestros días estaban llenos de gozo y de vida abundante.



sábado, 25 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 21

“Y estas señales seguirán a los que creen, en Mi Nombre, echarán fuera demonios…” (Marcos 16:17).

Kim, Joo-Eun:

Estaba orando diligentemente en lenguas cuando tres dragones horripilantes aparecieron. Sorpresivamente, no tuve miedo porque Jesús estaba conmigo; en vez de eso, fui capaz de ver claramente su apariencia.

El primer dragón era rojo, tenía varios patrones de formas redondas en todo su cuerpo. El segundo dragón tenía lineas verticales rojas y azules que se unían de manera desordenada y caótica. El tercer dragón tenía rayas horizontales azules y amarillas que se unían. Estos tres dragones vinieron hacia mí como si quisieran tragarme por completo, pro yo grité firmemente, “En el nombre de Jesús, huye de mí!” y después de que lo repetí consecutivamente por tres veces e inmediatamente, se desvanecieron.

Continué orando cuando el demonio femenino apareció cerca de mí. Este demonio vino a vengarse diciendo, “Te haré pagar por lo que me hiciste ayer!” y corrió hacia mí. Tan pronto como estuvo cerca, la tomé por el cabello y la giré. Luego, ella se quejó de dolor. “Ayy, eso duele! Suéltame! Porque me segues jalando por el cabello? Me estás molestando!” y me gritó. La continue girando con el cabello agarrado hasta que la solté.

Cuando retomé mi oración, pude ver que los demonios estaban sentados en círculo teniendo una reunión. Como antes, el líder de los demonios le dijo al demonio calvo: “Tú! Es tu oportunidad de que lo intentes!”. Este demonio vino rápidamente hacia mí. No solamente fui capaz de ver a los demonios sino de escucharlos y esto era gratificante, estaba contenta. Tan pronto como el demonio calvo estuvo detrás de mí, extendí mi mano hasta su cabeza y lo sacudí. En ese momento, la cabeza del demonio comenzó a sangrar y sus ojos salieron de sus órbitas. Como si estuviera esperando, con mis dedos hundí sus ojos sin compasión. El demonio estaba asustado y huyó de mí.

Una vez más, continue orando, cuando el demonio que se le había aparecido a Haak-Sung, aquel que llevaba la pizarra, se acercó a mi con un sonido extraño. Sus dedos eran como unas tijeras, yo le arranqué los dedos y con uno de ellos, rasgué la cara del demonio causandole mucho dolor. “Hey! Dame mis dedos! Porqué me los quitaste?” Yo respondí, “Mi pastor me enseñó como derrotarlos. Qué van hacer uds ahora?” “Tú, pequeña peste –no hagas desastres conmigo! Como tu fe se hizo tan fuerte?” y con eso, el demonio desapareció.

Mientras este demonio dedos-de-tijera estaba sufriendo en mis manos, sentí como que si alguien nos estaba mirando desde la esquina, entonces, me volteé hacia mi derecha. El demonio de ojos redondos estaba mirando lo que estaba pasando. Grité, “Tú demonio! Tu crees que no se que te estás escondiendo? Por qué no vienes? Ven aquí ahora! No vas a venir?”, el demonio se distanció de mí, gritando, “Hey! Tu crees que estoy loco? Quieres que yo vaya? Nunca iré!”

Jesús me había hecho fuerte en al fe sin que yo me diera cuenta de ello. Los demonios tenían miedo de Sesame! Estaba demasiado feliz porque ya no tenía miedo de ningún demonio.

Oré poderosamente, llena de fuego, mientras una gran serpiente se desplazó hacia mí con una expresión furiosa. Cuando ví la expresión, pensé para mi misma, “Este demonio va a hacer algo violento, porque alguien se lo ha ordenado”. A medida que la serpiente se iba acercando, su expresión se hacía más desagradable. Cambió en varios colores y deslizó la cola hacia atrás y se colocó delante de mí. Tomé la culebra y la lancé contra la pared, gritando “Tú, demonio! En el nombre de Jesús, huye de aquí!” y con un ruido fuerte, el demonio se desvaneció.

El demonio que agarró Haak-Sung que se estaba escondiendo en la pared, todavía estaba sangrando por la nariz y estaba frente a mí, Entonces lo agarré y lo arrastré. Tenía coagulos de sangre en toda la nariz, tomé esos y se los coloqué en el cuerpo. El demonio gritó, diciendo: “Yuk, estoy sucio!”

Rápidamente, respondí, “Qué significa sucio para ti! Tu lo eres!”. El demonio gritó, “Qué dijiste? Me aseguraré de que termines en el infierno!”. No podía creer lo que estaba escuchando. “Qué? Iré al infierno? No me hagas reir! Tengo a Jesús dentro de mi – entonces tu nunca podrás tocarme!”. Al mismo tiempo que jalé su nariz, lo golpeé. La nariz del demonio comenzó a sangrar profusamente y se fue corriendo.

Luego, un demonio que me recordó al dibujo animado chino Kang-She se me acercó. “Mira, pequeña, esto es realmente divertido!” y empezó a quitarse su vestidura. En ese momento, cuando ya había terminado de quitarse la ropa, ví incontables insectos, ciempiés, milpiés, caminando por todo su cuerpo. El demonio se me acercó. “Demonio! Tu eres asqueroso, me disgustas! Jesús! Por favor! Ayúdame!”. Con urgencia, llamé al Señor, cuando él apareció lanzó al demonio fuera. Le agradecí sinceramente, diciendo, “Jesús! Muchas gracias!” Jesús sonrió y cariñosamente me acarició la cabeza. “Mi amada Sesame! Tu fe ha crecido muchísimo! Ora con diligencia!”. Jesús estaba usando una vestimenta especial dorada con un corazón rojo en su pecho del cual, irradiaban varias luces.

Cuando Jesús se fue, apareció un demonio disfrazada como una vieja abuela apareció. La vieja tenía una gran hacha en una mano y usaba una vestidura negra. Ella gritó, “No ores! Lo haces después! No tienes porque orar hoy, verdad? Porqué insistes en orar hoy? Hazlo mañana! De todas maneras Jesús vendrá a tu encuentro cuando tu decidas orar!”. Luego, ella continuó hablando más fuerte, “La próxima vez! Hazlo la próxima vez! Mañana! Mañana!” y lo que yo respondí fue, “Hey, tu, en el nombre de Jesús, huye de mí!”. Luego, ella desapareció.


Lee, Yoo-Kyung:

Mientras estaba orando, un demonio con cabello corto y usando ropas blancas con zapatos de goma se me acercó y comenzó a hablar: “Tu! Hey! Tu! Me debes una disculpa, no?” No podía creer lo que estaba escuchando. Respondí, “Porque debo disculparme contigo? Tu constantemente me estás molestando y cada vez que tienes oportunidad buscas distraerme de mi oración” y el demonio comenzó a ridiculizarme. Le dí una cachetada y él respondió con otra de vuelta. “Te atreves a cachetearme? Vete de aquí! Te mataré!”, Estaba enojado, entonces le saqué los ojos y los lance lejos. El demonio comenzó a llorar fuerte, diciendo, “Oh no, mis ojos! Devuélveme mis ojos!” cayendo de rodillas, y moviéndose alrededor buscando sus ojos. Cuando finalmente los encontró, se los colocó en sus órbitas pero al reves. Me eché a reír cuando ví su cara. La mejilla que el demonio me cacheteó comenzó a hincharse gradualmente. No había captado el hecho de que ligeras distracciones le habían permitido al demonio que me cacheteara. Me comprometí a vengarme del demonio dándole una paliza la próxima vez. Lo ví, y de repente, sentí algo en mi mano. Para mi sorpresa, estaba sosteniendo un demonio en forma de esqueleto por su pierna!

Inmediatamente, lo lancé para el otro extremo cuando su craneo se partió en dos, y con un chasquido, sus dientes se devolvieron hacia donde yo estaba. Tomó sus dos mitades de cráneo en sus manos y vino gritando: “Hey! Tu! Debes estar feliz!”. Entonces, yo pregunté, “Porque?”. Luego, el demonio djo, “Porqué Jesús vive en ti, no puedo entrar en tu corazón – aunque quisiera! Moriré!”. En el momento, en que escuché esto, solté la risa, diciendo, “Eso es correcto! Eres carne muerta! En el nombre de Jesús, vete de aquí!”. Con estas palabras, el demonio huyó rápidamente.

Un momento después, un demonio femenino usando una vestidura blanca se me acercó con lágrimas y con su cabello ondeando. “Soy yo! No tengas miedo!”le hice señas con el dedo de que viniera, y ella vino alegremente. Yo pregunté, “Qué pasa? Estás herida?”. Luego, ella respondió, “Ese bastardo, Haak-Sung me dió una paliza y esa peste, Joo-Eun también me golpeó!”. Esperé que ella se me acercara más, y cuando ella estuvo a mi lado derecho, le saqué los ojos con mis dedos. El demonio brincó del dolor, luego huyó.

Tan pronto como el demonio se fue, otro demonio femenino se acercó con muecas burlonas. “Hey! Tu crees que puedes echarme fuera tratandome de esa forma?”. Entonces, la tomé por su cabello y le dí vueltas y vueltas hasta que lo lancé. De repente, con un sonido fuerte, escuché, “Ay!, mi cabeza! Mi cara!”, le pedí a Jesús: “Jesús! Dame un hacha!”. Con el hacha que Jesús me dio, corté su cabeza en trozos, y sólo su cuerpo vino gritando, “Hey! Tu! No sientes compasión de mi?” Luego, ella caminó buscando su cabeza, diciendo, “Donde está mi cabeza? Donde está mi rostro?”

Quise ver a Jesús, entonces, lo llamé con todas mis fuerzas: “Papi, Papi!” El me saludó con una brillante sonrisa: “Mi querida Sesame! Tu eres magnífica! Mi Yoo-Kyung es capaz de vencer a los demonios con éxito de su territorio!” El Señor estaba realmente satisfecho con el hecho de que yo pudiera echar fuera los demonios y estuvo muy orgulloso de mí. Jesús dijo, “Yoo-Kyung cuando el pastor Kim te llame Sesame durante el sermón, respondele en voz alta. Confirmar eso en voz alta también es fe. Entiendes?”. Entonces, yo respondí con, “Si, Señor, Amén!”.

Pronto, los ángeles descendieron diciendo, “Hermana Yoo-Kyung! Tu has derrotado a los demonios, tu eres asombrosa. Mántenlo! Cuando los demonios te ataquen de nuevo, derrotalos y echalos fuera como lo has hecho antes!”. Ellos me aclamaron. Jesús sugirió que fueramos a visitar el cielo, entonces seguí a Jesús y a los ángeles al cielo.

Siempre amo y disfruto visitar el cielo. Arriba en el cielo, Yae-Ji y yo comenzamos a danzar en frente del Señor, y después de que danzamos un buen rato, le pedí al Señor: “Señor, por favor, dale lágrimas de arrepentimiento a la diaconisa Shin Sung-Kyung y a Joseph! Ambos desean orar la oración de arrepentimiento con abundantes lágrimas pero ellos no pueden llorar!”. Luego, el Señor replicó, “Puedo dar sólo lágrimas de arrepentimiento cuando la gente siceramente ora por arrepentimiento con todo su corazón!”.

Jesús dijo que la próxima vez que viniera al cielo, podría estar mucho más tiempo, pero que tenía que regresar, entonces fui escoltada hasta la iglesia de vuelta. Jesús me tocó la mejilla que me habían golpeado hoy, diciendo, “Querida Yoo-Kyung! Sé fuerte! Entiendes?”. El desapareció.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 20 cont...

Lee, Yoo-Kyung:

Tan pronto como comencé a orar, el demonio femenino parecido a Drácula apareció. Grité al demonio “En el nombre de Jesús, huye de mi!”. Pero el demonio no se fue, en vez de eso, estaba listo para atacarme. Inmediatamente, recordé el sermón del pastor esa noche sobre no tenerle miedo a los demonios sino permanecer firmes y pelear. Recordando el sermón, saqué mi mano para agarrar al demonio por el cabello. Le arrebaté el cabello. Estaba muy emocionada. Empecé a sacudir al demonio y este empezó a gritar “Ouch! Suéltame! Déjame ir ahora! Por favor!”. El demonio comenzó a llorar. Me sentí bien de escuchar suplicándome que lo dejara ir pero continue girandolo con más fuerza aún, agresivamente. Grité, “Tu, demonio! Tenía mucho miedo de uds hasta ahora! Es tu turno de tener lo que mereces!”. El demonio dijo, “Cuando mueras me aseguraré de llevarte al infierno!” Entonces, yo respondí, “Qué dijiste? Moriré? Toma esto, demonio!”, y jalé su cabello con toda mi fuerza. El demonio se desvaneció. Luego, se me acercó un demonio calvo, y como no tenía cabello para jalarlo, le presioné la cabeza firmemente hacia abajo. El demonio gritó “Ouch! Deja de presionarme la cabeza!”. Me estaba divirtiendo, entonces lo presioné con mayor fuerza. La cabeza se rompió y comenzó a sangrar y con un sonido extraño, los ojos se le salieron de las órbitas. El demonio gritó, “Mi cabeza! Mis ojos!” y se veía desorientado. Tomé esa oportunidad para golpearlo en el tórax con mucha fuerza, y con un grito, se metió en una esquina.

Me divertí mucho dandole paliza a los demonios y continué orando cuando Jesús apareció frente a mí. Jesús dijo, “Mi amada Yoo-Kyung, tu fe has crecido muchísimo! Tu realmente puedes herir a los demonios con tu puño ahora!” y él sonrió. Me sentí orgullosa de que Jesús me dijera eso por mi buen trabajo. Le dije a Jesús, “Jesús! Quiero ir al cielo! Me gustaría visitarlo!”, y después de que mi petición fue conocida, el Señor dijo, “Tu has visto ya mucho del cielo, hoy quiero que veas la agonía por la que está pasando tu abuela en el infierno”. Luego, me tomó de las manos. Tan pronto como me sostuvo de las manos, Jesús yo estuvimos caminando por el camino oscuro y estrecho del infierno.

Sentí que caminamos por un rato, cuando ví frente a mis ojos una gran olla de metal que estaba roja de lo caliente, por efecto del fuego. Dentro de ella, se veía un fuego azúl. Jesús capturó mi atención diciendo, “Yoo-Kyung! Mira cuidadosamente dentro de la olla y mira quién está allí”. Entonces, miré cuidadosamente. Vi a mi abuela dentro de la olla y a un hombre, y ambos estaban saltando y gritando. “Ay! Por favor, está muy caliente aquí adentro!”. Mi abuela estaba gimiento y gritando. Esta olla también tenía grandes agarraderas. Traté de no ver a mi abuela, pero Jesús me permitió verla y ver el sufrimiento y el dolor, ella me miró. “Yoo-Kyung! No puedo estar más tiempo aquí! Es muy doloroso! Por favor, ayuda a tu abuela! Pídele al Señor que me ayude a salir de aquí!”. Mi abuela estaba corriendo y tenía una ropa blanca y aún la ropa estaba ardiendo. Parecía como si no supiera que hacer, así que saltaba como cuando algo se cocina. Cerca de la olla caliente estaba un demonio quién estaab firmemente vigilandola. Tenía un cuerpo con 3 cabezas, y en medio de la cabeza tenía características como de rana y ojos. La cabeza izquierda era de culebra y abría la boca y me sacaba la lengua. La cabeza de la derecha parecía un murciélago con alas que batía. El demonio me miró y me gritó “Hey, Tu! Porqué estás aquí?”, yo respondí, “Vine a ver a mi abuela! Porqué estas haciendo sufrir tanto a mi abuela?” le pregunté agriamente, pero porque el Señor estaba a mi lado, el demonio no respondió. Estaba sollozando, diciendo, “Abuela! Qué puedo hacer? Es demasiado caliente, pero no puedo hacer nada!” y mi abuela me miró y lloró. Mi abuela gritó, “Yoo-Kyung, estoy feliz de que estés aquí! Por favor! Suplica para que yo pueda salir de aquí! No puedo soportar más lo caliente!”.

Yo intenté sacarla de allí, entonces extendí mi mano y le dijo que viniera hacia mí, pero el Señor firmemente me recordó que no se podía. El calor era muy intenso. No pude mantener mi mano más tiempo extendida. “Jesús! Mi corazón está quebrantado viendo a ella en el dolor. Qué puedo hacer?” y lloré. Jesús me abrazó firmemente y me secó las lágrimas. Continuamente supliqué a Jesús, él dijo, “Yoo-Kyung! Detente, no sigas llorando más. Te traeré de vuelta cuando quieras ver a tu abuela otra vez, entonces, no llores!”.

Mi abuela no pudo detenerse y continuó gritando. “Este calor me está matando! Me estoy muriendo en este fuego! Alguien que me saqué de aquí! Yoo-Kyung! No tienes compassion de tu abuela?”. Jesús me tomó de las manos y dijo, “Pienso que es suficiente! Si nos quedamos más tiempo, las cosas se pondrán peores. Vámonos ahora!”. En ese momento, Jesús y yo estabamos en la vía lactea. Estaba hablando con Jesús, cuando de repente un demonio temible apareció. Jesús gritó “Si molestas a Joo-Eun o a Yoo-Kyung, te enviaré inmediatamente al fuego del infierno”. El demonio bajó la cabeza. Huyó de nosotros. Jesús tomó mi mano y me guió de vuelta a la iglesia y él regresó al cielo.


Lee, Haak-Sung:

Mientras estaba orando, un demonio musculoso usando una mascara de hierro blanca se acercó a mí mientras blandía una gran espada frente a mí. No importó la apariencia del demonio, no tuve miedo, porque me había sido dado el poder de Jesús. Tomé la espada del demonio con mi mano derecha y con ella, golpeé la cabeza del demonio sin misericordia. Sonó como cuando dos metales chocan, pero su cabeza seguía allí. Seguí al demonio y le quité la máscara de metal. En el momento que ví lo que estaba detrás de la máscara, quedé en shock. Dentro de uno de los ojos, había un enjambre de gusanos y pronto los gusanos salieron de allí y cubrieron toda la cara y la cabeza del demonio. Era molesto y asqueroso, no quise tener más nada que ver con este demonio por más tiempo. El demonio no se preocupó y caminó en frente de mí.

Otro demonio apareció y tenía la apariencia de una barra labial en el piso y un humo denso y oscuro salía de allí. En la medida que el humo salía, este tomó la forma de un humano y dentro del humo, se veían algunos objetos que se estaban moviendo. Miré de cerca y ví gente atrapada en el humo, y ellos estaban suplicando y pidiendo auxilio. Intuitivamente, supe que este demonio se tragaba la gente y comencé a orar en lenguas, clamando a Jesús. “Jesús! Ayúdame! Este demonio está tratando de tragarme! Ven y ayúdame!” y así como lo llamé, el Señor inmediatamente apareció y destruyó a los demonios.

Un momento después, un demonio con cicatrices de quemaduras en todo su cuerpo se acercó. Este demonio era un demonio robusto y estaba vestido con una camisa roja y azul. Luego otro demonio con cachos puntiagudos en todo su cuerpo apareció, trayendo una gran pizarra y empezó a hablarme. “Deja de orar! Deja de orar!” Lo ignore y continué orando en lenguas. Este demonio trató de distraerme sin éxito, entonces cuando yo continue orando, el demonio supo que hacer. Insertó sus cachos en sus dedos e hizo con ellos la forma de una tijera y empezó a rasgar la pizarra continuamente. No pude soportar ese ruido, entonces me tapé los oidos y empecé a mover mi cabeza, gritando audazmente, “En el nombre de Jesús, desaparece!”. El demonio se estaba divirtiendo y rasgó la pizarra una vez más. “Hey, esto es divertido!” y siguió una y otra vez y una y otra vez. Clamé a Jesús, “Jesús! Por favor, ayúdame! Este demonio me está torturando!”. En ese momento, Jesús apareció con una luz. En la presencia de Jesús, los demonios huyen sin mirar hacia atrás.

Baptized by Blazing Fire, Día 20

“Pero recibirán poder, cuando haya venido sobre ustedes, el Espíritu Santo” (Hechos 1:8)


Kim Joo-Eun:

El pastor nos dijo durante su sermón que no tuvieramos miedo cuando los demonios aparecieran, sino por el contrario, los atacaramos. Cundo el pastor estaba predicando, el gritó este eslogan “Salta sobre ellos y causales dolor! Sácale los ojos y trituralos! Agárralos y sacúdelos!” y eso fue muy divertido y me dio una ráfaga de energía.

Desde aquella vez que me asusté fácilmente y grité de terror, el pastor me dio una instrucción secreta y me adoctrinó sobre la fe. “Joo-Eun! Nunca tengas temor! Si tu demuestras miedo, los demonios te atacarán mucho más. Sé fuerte! El Señor siempre estará contigo!”. Me determine ser fuerte y no retroceder esta noche.

Después de la adoración, terminó el sermón y fue el tiempo de orar, oré por un tiempo en lenguas, con fuego, cuando apareció el demonio de apariencia femenina que me había aterrorizado, usando su vestimenta blanca. Hoy, a diferencia de los otros días, lucía especialmente terrorífico y vino aullando con un sonido terrible. Me puso la carne de gallina. Estuve ansiosa y nerviosa, pero me dije a mi misma, “Lo intentaré con fe!” y extendí mi mano hacia donde el demonio se estaba acercando – cuando sentí algo en mi mano. En ese momento, junté todas mis fuerzas y agarré su cabello. Pensé en lo terrorífico que era el demonio y esto me causó problemas, sacudí al demonio, mientras lo seguía sosteniendo por el cabello sin dejarlo escapar. Pero algo extraño sucedió! “Ouch! Déjame ir! Me estás lastimando! Suéltame! Ahora! Me haces daño!” y pude oir claramente al demonio gritando. Seguí sacudiéndolosin cesar inmisericordemente por el cabello y al final, jalé por completo el cabello del demonio. El demonio gritaba “Mi cabello! Mi cabello!” y desapareció huyendo de mi.

Luego, en ese momento, un demonio de apariencia masculina con una cabeza grande se acercó y me asustó con su boca abierta. Esperé que el demonio abriera su boca de nuevo, y con ambos dedos, rompí su boca. Luego, le saqué los ojos y los pisé con mis talones. El demonio comenzó a gritar del dolor. “Ayyy! Mis ojos! Mi boca! Donde están? Consíganlos! Me duele!”. El demonio estaba llorando mientras buscaba frenéticamente sus ojos por todo el piso. Finalmente, cuando no pudo recobrar sus ojos, se desvaneció.

Un momento después, un demonio con un ojo creciente caminó hacia mi. En vez de caminar con sus pies, utilizó sus manos como si fueran pies, y caminó ligeramente hacia mí. Aunque tenía un solo ojo, le arranqué ese ojo, sin misericordia, y también rompí sus dedos. El gritaba diciendo, “Ayy! Hey!!Este es mi cuerpo! No me toques! Me estás hiriendo!”. Yo respondí fuerte, “Hasta ahora tu has causado mucho miedo, y ahora es tu tiempo de pagar!” y continué rompiendo su cuerpo en pedazos. El demonio sollozaba y se fue corriendo, diciendo “Regresaré. Ya verás!”. Recogió sus partes y se fue.

Apareció luego un demonio de ojos grandes y dentro de esos, había otro ojo. Los ojos eran completamente blancos y realmente daba miedo verlo. Como si estuviera esperando, le metí mis dedos en sus ojos y cuando se los saqué, realmente, sentí algo extraño. Sentí una sustancia como un puré, pegajosa que salía de allí y que cubría mi mano. El demonio gritó “Oh! Estoy mareado!” y con ese comentario, se alejó de mí.

Mientras estaba orando, escuché algo en una esquina, entonces me volteé hacia donde venía el sonido y comencé a orar en lenguas. Habían apróx 30 demonios sentados en círculo y teniendo una reunión. Podía ver y escuchar lo que ellos estaban diciendo específicamente. El demonio de mayor rango habló a los demonios de menor rango, diciendo, “Vamos a irnos de la Iglesia del Señor asi? Apúrense y distraiganlos de orar. Hágan algo! Uds idiotas!”. Luego, otro demonio respondió, “Conocen a esa chica? Esa horrorosa chica! Joo-Eun o algo, a la que le llaman Sesame! No es embarazoso ser derrotado por alguien como ella?”. Mientras ellos estaban quejándose, otro gritó, “Y qué hay de mi? Mi boca fue rasgada! Estuve sangrando mucho!”. De repente, un demonio que estaba escuchando quietamente dijo, “Hey Lo que tu tienes es nada! Perdí todo mi cabello y ahora estoy comletamente calvo! Qué podemos hacer ahora?”

Ellos se estaban quejando en voz alta cuando el demonio de más alto rango, cuya calavera tenía unos pocos manojos de cabello negro en su cabeza, salió. La calavera no tenía ojos. Empecé rápidamente a orar al Señor. “Seño! Dame un hacha!”. De repente, cuando terminé de orar, había un hacha a lado mío. Cuando el demonio calavera me atacó, tomé el hacha y lo golpeé. Con un grito, “Ohhh!”, la calavera se rompió en pedazos. Yo continue orando, cuando sentí algo y eso me sorprendió. No vi a nadie, entonces giré y giré, luego escuché un sonido como un crujido, con un “Ouch!”Me sentí confiada ahora de tomar cualquier demonio que quisiera retarme. Estaba llena de energía y continue orando, cuando de repente, vi el resplandor de una luz brillante, con una fragancia dulce que llenaba el lugar.

El olor no se disipó y continuó llenando mi nariz. Estaba intoxicada con el olor cuando mi amado Jesús apareció frente a mí. Yo dije, “Jesús, te he extrañado mucho”, y Jesús también respondió, “También te extrañé”, y dijo, “Mi dulce Sesame, tu estás orando mucho y diligentemente hoy! Lo estás haciendo bien! Continua orando diligentemente! Dame todo lo que tienes!”. Y con esto, su expresión cambió. El se veía preocupado y él murmuró, “ A quién le voy a mostrar hoy el infierno? Si! Yoo-Kyung está orando fuerte! Llevaré a Yoo-Kyung al infierno y permitiré que visite a su abuela allá”. Luego, él se acercó a Yoo-Kyung.


Shin, Sung-Kyung:

Oré poderosamente en lenguas con mis brazos en alto, y mis manos se estaban congelando debido al clima frío. Después de que pasó una hora, cuando noté que mi cuerpo empezó a ponerse caliente, como si alguien me estuviera sosteniendo las manos y estuviese caliente. Me sumergí en la oración más profundamente cuando una dulce fragancia llenó el ambiente. No podía concentrarme en la oración por el olor. Miré alrededor de mi muchas veces, pero no pude encontrar de donde provenía el olor. Después del rally de oración, le pregunté al pastor acerca del olor, y él explicó que antes de que Jesús aparezca, una dulce fragancia frecuentemente lo precede (Efesios 5:2).

Hoy, Joo-Eun y yo fuimos las únicas que pudimos oler su fragancia, y después ver con nuestros ojos espirituales, ella me dijo que Jesús apareció inmediatamente después de la fragancia. El se me acercó y me abrazó.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 19 cont...

Baek, Bong-Nyo:

Mientras estaba orando, Jesús me llevo al infierno. Estuve caminando por una vía estrecha cuando ví a un demonio que parecía una tortuga ante mis ojos. Este demonio metía sus dedos en sus ojos y se los sacaba y jugaba con ellos y luego los devolvía a sus órbitas. Repitió la acción incontables veces. Pensé para mí, “Este demonio debe estar loco!” y me reí interiormente. Comenzó una conversación. Lo miré de cerca y noté que le faltaba un ojo, de hecho, estaba jugando con uno solo. “Hey! Tu! Tu debes sacar tu ojo y volverlo a meter en su órbita como yo! Es realmente divertido! Pruébalo!”. Continuó diciendome.

Aunque Jesús estaba a mi lado derecho, maldije al demonio “Tu eres un demonio loco! Porque yo debería sacarme mis ojos? Tu puedes seguir divirtiéndote con eso”. El demonio respondió duramente “Sabes lo divertido que es?” y continuó sacandose el ojo y jugando con él. El Señor me dijo “Sólo ignóralo y sigamos adelante” y continuamos al siguiente destino.

Jesús y yo continuamos en la vía cuando apareció una enorme columna alta y gruesa. Era muy grande. En las columnas pude ver vagamente algo que se movía. Cuando miré de cerca, había gente, muchísima gente dentro de la columna. La gente estaba desnuda y atada con cuerdas para evitar incluso que se movieran ligeramente. Había alrededor de diez mil cuerpos. Insectos blancos estaban pegados a los cuerpos, comiendo su carne, Cada vez que los insectos mordían y rasgaban la carne, los gritos de agonía se escuchaban más alto. Como había visto en otras partes del infierno, de la gente sólo quedaban los esqueletos al final, y luego, la carne regresaba a su sitio para que los insectos volvieran a comérsela y este ciclo terrorífico se repetía una y otra vez. Le pregunté a Jesús: “Señor! Cuáles son los pecados de estas personas para que sean castigadas en este lugar de esta manera?” El Señor respondió “Estas son personas que no le dieron importancia a asistir a la iglesia por un tiempo breve y se excusaron a si mismos de ir y divertirse en el mundo sólo para morir finalmente en un accidente automovilístico. También aquí hay gente que asistió a la iglesia pero a puerta cerrada eran personas que bebían alcohol y algunas veces visitaron bares, así como también aquellos que asistieron a la iglesia como una formalidad sin tener una experiencia con Dios!”

Sus gritos me distrajeron, y no podia prestar atención a lo que estaba viendo. “Oh, Señor! No puedo ver con todo este griterío. No puedo soportar estas escenas tan terribles. Quiero irme del infierno ahora!”. No quiero prolongar mi estadia en el infierno porque no quiero ser testigo del dolor que están sufriendo mis padres y mi hermano menor. Estaba nerviosa, esperando por si el Señor me los iba a mostrar a ellos. “Señor! Hoy no quiero ir a donde mis familiares están! No realmente!”. El Señor me tomó de la mano y dijo, “Está bien. Vamos a detenernos e iremos al cielo ahora!”. En el instante en el que él tomó mi mano, me encontré volando y llegué al jardín del Edén.

Jesús y yo caminamos tomados de la mano en el jardín. Viendo lo feliz que estaba, Jesús cariñosamente me susurró, “Mi querida Bong-Nyo! Tu salud no es lo suficientemente buena, no es cierto? Es realmente duro ahora, pero tu debes resistir!”. Las palabras de Jesús siempre me confortan y me estremecen, y siempre lloro cuando pienso en su Consuelo (2 Corintios 1:5). Jesús y yo intercambiamos y compartimos muchos pensamientos, discutimos mis viajes al cielo y al infierno, así como también como vivir adecuadamente desde ahora.


Pastor Kim, Yong-Doo:

Después del ataque sorpresa de los demonios de anteayer, las heridas causadas por las mordidas continuaban haciendome agonizar dolorosamente cada día. Respirar o caminar me causaban demasiado dolor, por lo que frecuentemente me mordía los labios hasta que el dolor pasaba. Pero Dios me dio la capacidad de seguir predicando y cantando alabanzas con un nivel de dolor con el que podía lidiar. Con todas mis fuerzas, sostuve mis brazos en alto y oré – cuando sentí como un shock eléctrico entrando a través de mis manos. La corriente fue fuerte, y continuó fluyendo a través de cada espacio de mi cuerpo.

Dios comenzó a colocar aceite sobre mí a través del Espíritu Santo, pero mi dolor físico no disminuyó. Orar con mis manos en alto fue increíblemente fuerte, y me sentí como si estuviera siendo castigado.Hubo momentos en los que sentí un dolor agudo, como si me estuviera puyando con una aguja, por lo que bajaba mis brazos. Cuando el dolor se atenuaba, yo levantaba mis brazos para adorar y esto se repitió continuamente.

En este momento estaba determinado a orar con mis manos en alto, cuando de repente la palma de mi mano izquierda se movió ligeramente 1cm hacia delante y hacia fuera. Continué orando cuando la palma de mi mano se movió otro centímetro y en ese momento mis manos se voltearon. Luego se detuvieron y cuando comencé a orar de nuevo lo hicieron otra vez, y una hora después la mano izquierda estaba completamente volteada hacia fuera. Al mismo tiempo, la mano derecha, como la izquierda, se movió ligeramente hacia fuera y tomó tres horas para que estuviera completamente volteada. Estuve en esta posición por algún tiempo. Mis brazos y manos estuvieron paralizados en esta posición y tener que orar así en este estado por más de 4 horas fue una tortura.

No tenía ni idea de si mi trabajo era verdaderamente dirigido por el Señor. Grité ásperamente y sin pensarlo “Satanás, huye de aquí! Déjame!, pero Jesús no dijo ni una sola palabra. En vez de eso, él continuó colocando el fuego del Espíritu Santo y estremeciendo mi cuerpo con gozo y paz. En ese momento, comencé a recordar mis pecados pasados y empecé a arrepentirme. Comenzó con mi indigna vida como pastor, con mi loca adicción a los deportes, lo que me hacía servir al Señor de manera negligente. Me arrepentí uno a uno de cada uno de mis pecados. Amaba los deportes demasiado, tanto que cuando comenzaba a practicar uno, en poco tiempo lo jugaba bastante bien. Cuando jugabam estaba tan comprometido con el juego que olvidaba completamente al Señor, hiriendole por esto. Mi adicción era amplia y abarcaba varios deportes, desde el Bowling, futbol y badminton, pero era mucho más adicto al badminton.

Si tu eres fanático como yo era con los deportes, realmente no los disfrutas aunque lo hagas como un hobbie. Estaba engañado y convencido de que debía mantenerme en forma para cuidar mi cuerpo. Entonces, gasté mucho tiempo en ellos, y cuando había tiempo libre me iba a donde se jugaba badminton. Era allí donde yo dejaba todo mi estrés.

El hecho en sí de jugar deporte no es malo, pero las cosas que hacemos en el mundo tienden a absorvernos y a preocupar nuestras mentes. No es fácil sacar estas cosas de nuestra mente y esto, tristemente, lo sabemos. Esta es la razón por la cual, la gente invierte sus vidas, y almas en sus trabajos!. Ahora, para mi, después de experimentar el mundo espiritual, con mis ojos espirituales abiertos, me di cuenta que el amor a los deportes era una adicción. Estos eran los obstáculos que continuamente se acumulaban y hacían que mi crecimiento en mi vida espiritual sufriera. Sollocé y lloré y me arrepentí de todo.

Hubo un tiempo cuando todos los miembros de mi congregación se fueron a otras iglesias, y se quedó pura gente mayor en la congregación. La iglesia no estaba creciendo en lo absoluto. Afortunadamente, un pastor de Seúl, a quién conozco bien, me presentó la oportunidad de ser el pastor de una iglesia con más miembros. Pensé, “Si, es genial!” y me prepare para tomar la oferta. El día anterior a mi partida, mientras estaba orando, Jesús apareció, sosteniendo una enorme vara que alcanzaba los cielos y se extendía hasta la tierra. Jesús me ordenó arrodillarme y postrarme y entonces yo obedecí. En ese momento, Jesús tomó la vara y me pegó con fuerza. Cuando la vara me tocó, sentí el amor del Señor por mi. La fuerza de la vara no me hirió. Pero el rostro del Señor estaba lleno de tristeza y lágrimas corrían por su rostro. Jesús me preguntó, “Mi siervo amado! Que te gustaría hacer cuando tu congregación crezca en número? Pastor Kim Yong-doo! Pastor Kim, Qué tipo de ofrenda darias para el santuario?”. No le respondí al Señor. Sabía que todo lo que podía responder en mi mente, revelaría la verdad de mi corazón que estaba avergonzado.

Cuando los pastores nos juntamos, cada uno de nosotros habló sobre, “El rápido crecimiento de una iglesia”, “Cuantos podemos juntar en número?”, o “Cuantos años toma construir una iglesia” y “Cuál de nosotros, los pastores va al frente de los demás?” – y estos eran los temas de conversación de nosotros, los pastores!. Las respuestas que podía dar eran similares a esto.

Apoyado sobre mis rodillas con el rostro frente al Señor, no podía levantarme por mi mismo y estuve muy avergonzado. No podía hacer nada, sólo llorar y llorar. Jesús gentilmente acarició mi espalda y me consoló cálidamente. “Mi amado siervo! Quieres que tu iglesia aumente en número? No mantengas esas cosas en tu corazón, quiero que desees lo que está en mi corazón. Quiero que busques y encuentres a las ovejas perdidas, y no importando el número, si es una o 100 ovejas, quiero que tengas especial cuidado de ellas. Sé fiel en las cosas pequeñas. No te distraigas con las cosas grandes alrededor tuyo, sino que ora diligentemente y espera mi tiempo. Finalmente, no te desanimes!”.

No importando que, mi anhelo por el Señor, creció cada día, y llegó el momento de tomar una decisión final. Los miembros de nuestra iglesia clamaron fervientemente al Señor. Con mis brazos y manos en esa posición, continue orando con todas mis fuerzas, cuando la intensidad de mi dolor físico me forzó a colapsar hacia delante.


La esposa del Pastor Kang, Hyun-Ja:

Empezando desde ayer, yo también note que mis manos empezaron a moverse como el pastor compartió. Le pregunté a Joo-Eun, quién recibió el don de profecía, porque estaban sucediendo estas cosas extrañas. Jesús nos explicó a través de Joo-Eun.

Primero, para el pastor y su esposa, es mucho más difícil que sus ojos espirituales sean abiertos, y ellos experimentaran una experiencia más dolorosa. Existen muchos tipos de oraciones diferentes, pero la oración más poderosa que acelera el proceso es la oración llena de lágrimas de arrepentimiento. Comparada con otros, no derramo lágrimas tan frecuente. Quizás sea por su personalidad que es fuerte, pero no importa cuan fuerte este orando y llamando al Señor, no puedo llorar – aunque lo he intentado.

Una vez, yo le confesé al pastor, “Pastor! Porque no puedo llorar?”. Luego, él me dijo que yo carecía de un espíritu contrito dentro de mí. El me animó para que le pidiera al Señor un corazón contrito.

Joo-Eun se parece mucho a su papá, el pastor, y frecuentemente derrama lágrimas mientras ora con fuerza, pero la personalidad de Joseph es similar a la mia, entonces, a nosotros se nos hace más difícil llorar. Durante toda la tarde, yo oré con un corazón contrito y arrepentido, cuando el Señor colocó sobre mí un bolso repleto con lágrimas de arrepentimiento. El Espíritu Santo me cubrió con lágrimas, yo lloré incontrolablemente.

Dios envió un mensaje a través de Joo-Eun, diciendo que él recibía mis lágrimas. Jesús nos sostuvo firmemente a diario. Sin Jesús, no podríamos sobrevivir ni un día. Jesús asistió a nuestro servicio con los ángeles y bendijo a cada uno de nosotros personalmente. El pastor Kim fue ungió especialmente con fuego ardiente santo, y los miembros espirituales con los ojos espirituales abiertos, lo vieron y exclamaron llenos de admiración, “Wow! Esto es asombroso! Pastor, Jesús entró en su cuerpo! Los ángeles están poniendo algo blanco en su cabeza!”. El Señor apareció durante cada sermon y estuvo con nosotros hasta el servicio de la mañana siguiente y nos protegió hasta que regresamos a casa salvos y sanos.

Por otro lado, los espíritus demoníacos también aparecieron y buscaron la oportunidad para atacar. Nunca podíamos bajar la guardia. Desde que les fueron reveladas las identidades de los demonios a los miembros más jóvenes que tenían el regalo de la vista espiritual, ellos tenían que armarse a si mismos, a través de las oraciones. Estuvimos comprometidos en batallas de vida o muerte, por lo tanto, debimos estar espiritualmente situados al frente de la batalla. No sabemos porque estamos ahí, ni cuan lejos llegaremos. No sabemos porque Jesús nos escogió a nosotros, que somos ovejas débiles, inútiles e insignificantes para pelear contra los espíritus malignos. Pero, Jesús se reveló claramente a todos nosotros. “Uds, mi pequeño rebaño de la Iglesia del Señor! Uds pueden mantener su fé sólo peleando con los demonios! Confíen en mí! Tomense de mi mano y vamos! Siempré estaré con ustedes, así que no se preocupen!”.

El Señor estuvo con nosotros – no en nuestra imaginación, él estuvo realmente con nosotros en la realidad, de nuestro lado. No tuvimos tiempo para comer pausadamente, bañarnos o dormir. Estabamos en el campo de batalla donde cada momento es de vida o muerte, sólo nuestra munición espiritual y nuestra fuerza espiritual, pudo protegernos. Si los chicos cruzaban la calle, comían en algún restaurante o estaban afuera, compartiendo el evangelio con la gente, Jesús estuvo siempre visible para ellos guiandolos.



viernes, 3 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 19

Shin Sung-Kyung:

Estaba orando en lenguas, y mi cuerpo se sentía como si fuera una bola de fuego ardiente. La temperatura de afuera era de 10 grados bajo cero pero apagamos la calefacción mientras orábamos, entonces la atmósfera en la iglesia era fría. Pero el Espíritu Santo estaba sobre nosotros, así que el frío no nos afectaba porque el Señor transformó nuestros cuerpos en fuego ardiente. Tuvimos que cambiarnos la ropa gruesa de invierno, por ropa ligera.

Personalmente, yo estaba tocada con el fuego de la oración. Fue un fenómeno, como si un rayo de sol ardiente estuviera sobre nuestras cabezas y nuestros cuerpos estaban empapados de sudor como cuando uno está bajo el sol. Si hubiera sido cualquier otro día, hubiera estado estremecida por el frío y apenas hubiera sobrevivido a la vigilia de oración, pero mis manos no estaban congelandose. Sentí instintivamente que mi oración estaba siendo cada vez más profunda, después de una hora de oración, mis manos comenzaron a moverse. Ambos brazos y manos empezaron lentamente a levantarse en alto y a moverse libremente involuntariamente. El movimiento variaba en forma y era muy suave. Yo simplemente estaba maravillada de lo que estaba ocurriendo.

Hasta ahora, había sido capaz de observar a la esposa del pastor y a la hermana Baek Bong-Nyo danzando en el espíritu y había anhelado profundamente recibir el mismo regalo. “Señor, ayúdame a danzar la danza espiritual! Estoy ansiosa por este regalo spiritual. Señor, sinceramente lo quiero! Ayúdame a experimentar este tipo de danza!” y rogué y supliqué.

A través de toda mi vida cristiana, nunca había experimentado ser llena del Espíritu. Era muy pecadora y siempre me avergonzaba delante del Señor. Últimamente, había estado experimentando más del poder del Espíritu Santo durante las vigilias de oración en comparación con el servicio del domingo. El servicio del domingo es solamente dos horas dedicadas a Dios con adoración, oración, predicación, anuncios, y me deja espiritualmente con la necesidad de querer más – no puedo contenerlo.

Me uní a las vigilias de oración más tarde que los demás, y he sido bendecida en gran manera cada noche fui llena con el bautismo de fuego ardiente. Por 3 a 4 horas nosotros adoramos, alabamos, somos llenos del Espíritu, seguido por el sermón ingenioso y con buen humor del pastor desarrollado con fuego por 3 horas. No se siente tedioso en ninguna manera. Mi pequeño hijo, quién apropiadamente recibió el nombre de “sleepy” (dormilón), permaneció despierto, con los ojos bien abiertos, fue un tiempo de bendición. Jesús estuvo con nosotros en la “Iglesia del Señor” y nos ayudó a abrir nuestros corazones. Al principio, no sabía a que se refería, pero después de que asistí a la vigilia de oración, estuve en shock por lo increíble de lo sucedido.

Cada miembro del equipo de oración desesperadamente clamaba en oración para encontrar al Señor. Durante la oración, Jesús estuvo ocupado atendiendo a cada oración individualmente. Se movía de aquí para allá, tocandonos, y tomando aquellos que necesitaban visitar el infierno permitiéndonos una breve visita.También tomó a algunos de nosotros al cielo y eso lo mantuvo muy ocupado. Hoy fue un día muy especial para mi. La razón para esto fue porque el Espíritu Santo me permitió experimentar la danza del Espíritu.

No sé cuanto tiempo él me permitió disfrutar de la danza espiritual, pero estoy agradecida inmensamente y agradezco cada día que puedo danzar. Oh! Todo el tiempo yo solamente miraba y escuchaba las descripciones de la danza espiritual!. El Espíritu Santo me guió y dancé hasta que mi corazón desbordaba de gozo. Porque estaba tan alegre? Porqué estaba tan entusiasmada? Mi lengua era ponderosa y lo fue durante toda la noche, no supe cuanto tiempo pasó. Llegó el momento de llevar a Jung-Min a la escuela pero sentí que si detenía la oración en ese momento, me perdería de algo grandioso. El Señor gentilmente tomó mi mano y acarició mi cabello. Fue cálido. Aleluya! Amen! Le doy toda la Gloria y Honor a Dios! El Pastor sinceramente me felicitó y me aplaudió.


Lee, Yoo-Kyung:

Tan pronto como comencé a orar, un demonio con 3 cuernos apareció. Le grité aún antes de que se me acercara: “Demonio! En el nombre de Jesús, desaparece!”. Y eché fuera el demonio. Por otro lado, grité, “Padre! Te extraño!” y en un instante Jesús vino diciendo: “Mi querida Yoo-Kyung! Llamaste a tu Padre?” Respondí “Si!”. El Señor preguntó “Quieres llamar a tu Padre?” entonces yo respondí “Sí y mucho”. Sin dudarlo, él dijo “Llámalo” entonces grité sin cesar, “Padre! Padre!”. Jesús me miró, llenó de compasión y gentilmente sostuvo mi mano. Tan pronto como Jesús tomó mi mano, volamos en el aire y llegamos al cielo. Existe algo realmente divertido que me gusta hacer en el cielo: pasear en las nubes y viajar por todo el cielo, cantando a Jesús y también nadar en la playa del cielo.

Jesús dijo “Yoo-Kyung! Recuerdas la promesa que te hice ayer? Recuerdas?” Y yo respondí “Sí, Jesús! Prometiste mostrarme a Dios el Padre?” El Señor me llevó a conocer al Padre. Jesús definitivamente guarda su promesa.

Nuestro Dios el Padre es más grande de lo que podemos imaginar, y aunque estaba sentado, él alcanzaba el tope de los cielos en el cielo. El brilla mucho más que el sol y su trono es inmensamente grande. Estaba llena de mucho gozo y canté alabanzas frente a El. Canté la canción que siempre cantamos al final del servicio en la iglesia “Bendice al Señor, mi alma”, y Dios el Padre me escuchó cantando. El danzó lleno de gozo y cuando él se movía, rayos brillantes y luminosos de múltiples colores salían a través del trono

Además, en frente de Dios, el Padre, fue abierto un libro más grande que una montaña, y él estuvo mirando el libro. La mano inmensa de Dios se extendió y cariñosamente me acarició mi cabeza. La magnitud de la grandeza de la mano de Dios no puede describirse con palabras. La parte superior de Dios estaba cubierta con una niebla, como si fuera una nube. Jesús me pidió que cantara alguna alabanza más, entonces empecé a cantar de nuevo. Dios se regocijaba en mi alabanza aplaudiendo con sus manos. Estaba demasiado feliz, yo moví mis brazos alrededor cuando Jesús me advirtió diciendo, “En la presencia de nuestro Padre Dios no te muevas sin control!” En vez de eso, El me enseñó a levantar mis brazos en alto con mi cabeza inclinada hacia abajo respetuosamente.

Jesús me tomó por las manos y me guió por la vía láctea. Las estrellas en el espacio exterior son muy hermosas. Luego, un momento después, Yae-Ji vino con los ángeles y se despidieron. Jesús y yo regresamos a la iglesia. Jesús tocó y acarició a cada miembro de oración de la iglesia. El fue y tocó la espalda del pastor que le dolía, a la esposa del pastor, a la diaconisa Shin, a Haak-Sung, a Joseph y a Joo-Eun. Jesús se fue primero, luego los ángeles que lo acompañaban procedieron a seguirlo cuando yo los detuve con una pregunta. “Queridos ángeles! Me protegerán, verdad?” y los ángeles respondieron, “Si, hermana Yoo-Kyung, lo haremos. No te preocupes!”. Luego, se fueron.

Lee, Haak-Sung:

El pastor dijo que fue severamente atacado por los demonios, y todavía estaba sufriendo con el dolor por los efectos residuales del ataque. En el sermón del pastor, el pastor nos dijo que seríamos capaces de capturar demonios con nuestras manos esa noche y nos dijo que nos prepararamos para tomar represalias contra ellos. Al unísono, gritamos “Amén!”. Llegó el tiempo del servicio de oración, entonces oré en lenguas diligentemente, cuando Jesús se acercó.

Jesús se sentó en frente de la esposa del pastor y escuchó sus oraciones por un tiempo largo, y luego él se movió cerca del pastor y le habló. “Pastor Kim! Dónde te está doliendo?” Y el pastor señaló los puntos donde los demonios lo habían mordido y lesionado. Jesús se concentró en el cuello del pastor y en la espalda y continuamente acarició esas áreas. Luego, se acercó a Joseph y puso su mano en la cabeza de él y sonrió. En ese momento, Joseph deseó derramar sus lágrimas y sinceramente clamó al Señor, pero no importó cuanto él lo intentó, no pudo derramar una sola lágrima. En vez de eso, la saliva salpicaba. El Señor vió esto y se rió. Luego, fue a donde estaba la diaconisa Shin, así como habia estado con los otros.

Después que Jesús se fue, continué orando en lenguas, cuando cinco demonios atacaron al mismo tiempo. Recordé el mensaje del pastor esa noche y decidí firmemente en mi corazón, entonces extendí mis brazos y simulé movimientos con mis brazos. Mi cuerpo comenzó a calentarse, y cuando abrí mis manos, capturé algo. Con mis ojos espirituales ví un demonio con apariencia femenina usando un vestido blanco con su cabello ondeando. Su pierna estaba en mi mano y ella estaba indefensa.

Comencé a voltear a este demonio. Cómo podía enrollarse como una hélice de un helicóptero? Fue sorprendente. Continuamente lo enrollé y lo arrojé a una esquina, el cuello se le rompió con el golpe, y ella gritó, “Ouch! Me estás matando!”. En ese instante, la frase que había dicho el pastor vino a mi mente. “Cuando veas los demonios, aplástalos sin misericordia! Sácale los ojos y golpéalos!”. Yo obedientemente respondí, “Amén!” durante el sermón del pastor, pero experimentarlo en la realidad fue increíble!. No tuve miedo. Aunque los demonios atacaran en bandada, no tenía duda de que debía pelear contra ellos.

Con frecuencia, he sido testigo de la escena maravillosa que es ver ángeles descendiendo desde el cielo y colocando algún tipo de aceite sobre la cabeza del pastor durante sus sermones. Cuando esto ocurre, los sermones son aun más poderosos. Cuando los sermones son de demonios y sus identidades, estos demonios que están escondidos secretamente en la iglesia, se quedan en una esquina aterrorizados con expresiones de miedo.

Recobré fuerzas y continué orando cuando algo parecido a un dado pequeño con patas vino hacia mí. El demonio en forma de dado tuvo su tobillo a mi alcance. Tomé al demonio en mi mano y comencé a darle vuelta y luego lo lancé lejos. Justo luego, un demonio que Joo-Eun me había comentado el día anterior vino hacia mí, mostrandome la córnea de sus ojos. Esperé que estuviera más cerca de mí. El demonio estaba tratando de interferir mi oración, con dos de mis dedos, le hundí los ojos sin misericordia. Luego se los saqué y los lancé contra el piso. Sin ojos, el demonio rodó por el suelo, gritando. “Oh, no! Mis ojos! Dónde están mis ojos? Ayúdenme a encontrarlos!” e iba rodando por el piso cuando los consiguió. El demonio trató de ponerse los ojos en sus órbitas, pero estaban muy sucios. Se los puso pero al revés. Finalmente, terminó yéndose.

Poco después, apareció un demonio como una pelota de Bowling sin huecos, el demonio me miró buscando una señal. Cuando la distancia entre nosotros se acortó, y quedó a mi alcance, extendí mi mano y le hundí los ojos con mis dedos y con el pulgar la nariz. Cayó, se deslizó y desapareció.

Una vez más, otro demonio apareció usando un vestido y con el cabello largo, y estaba sangrando por sus ojos sin cesar. Tenía sangre alrededor de sus labios y cuando estuvo cerca de mí, tuve escalofríos y se me puso la carne de gallina. Era el modelo de nuestras caricaturas Koreanas. No sé porque el Señor permitió esto, pero no quería otro encuentro como este. Me sorprendí de los cambios que estaban ocurriendo dentro de mí.

De repente, tuve el impulse de querer correr detrás del demonio y darle cachetadas. En la escuela, cuando algún chico no escucha, es regañado en frente de la clase puyando o pellizcando sus mejillas. Quisé y decidí en mi corazón usar el mismo método. Lo hice, y esto sorprendió al demonio, quién empezó a gritar. Me sentí victorioso “Dejen de venir aquí! Uds son molestos!” Y después de una continua golpiza, los demonios salieron corriendo gritando. Desde que estoy orando, he visto todo clase de cosas inusuales! Algunas veces son impresionantes, emocionantes y divertidas!.

Retomé la oración en lenguas, cuando una figura masculina robusta apareció y se me acercó con una fuerza descomunal. El demonio estaba usando una máscara de metal y sólo era visible un ojo. Como el demonio caminó hacia mí, pude ver en detalle su ojo. Dentro de su ojo, habían muchas larvas diminutas, incontables, y parecía que las larvas se estaban comiendo el ojo. Fue espantoso y terrible, tanto que no me atreví a tocarlo. Grité, “En el nombre de Jesús, huye de aquí!”. En vez de huir, el demonio comenzó a danzar!. Luego, apareció y desapareció repetidas veces. Esperé a que reapareciera, y cuando lo hizo, inmediatamente lo agarré y comencé a moverlo. Luego, lo lancé a la parte de atrás de la iglesia y se desvaneció con un chillido.

En ese momento, Jesús vino y me aplaudió diciendo, “Mi querido Haak-Sung, tu finalmente estás apto para atormentar estos demonios! Estoy orgulloso de ti, muy orgulloso!”. También dijo “Haak-Sung! Comparte conmigo tus deseos, si tienes uno!”, entonces yo dije, “Si, Jesús! Nuestro deseo es que nuestro hermano Oh, Jong-Suk de la iglesia pueda terminar su trabajo temprano y venga con nosotros a orar. También, yo deseo que lo ayudes para que no esté demasiado cansado”. Esta fue la misma petición que hice en un pasado. Jesús sonrió y dijo, “Si, lo se!”, luego, se fue.

Tuve la sensación de que la presencia de un espíritu maligno estuvo en la pared mientras Jesús y yo conversamos. Cuando oro, frecuentemente me siento cerca de las paredes con mis manos tocándolas pero no vi nada al principio. Cuando estreché mis manos, sentí una nariz entre mis dedos, jalé con todas mis fuerzas eso que sentí y entonces el demonio que estaba escondido, salió gritando de dolor. Debido a este episodio, se reveló el lugar donde se escondían, y el demonio desapareció con la nariz rota y gritando por el dolor.

Kim, Joo-Eun:

Estaba cantando el himno 388 “Gloria, Gloria, aleluya!” y orando sinceramente cuando mi cuerpo estuvo caliente como el fuego. Afuera habían temperaturas de congelación y adentro de la iglesia estaba muy frío pero yo estaba sudando profusamente. Era una locura!

Oré por un tiempo largo, cuando un demonio con una cara enorme apareció. No tenía nariz ni boca, pero tenía ojos muy grandes con un cuerno grande en medio de ellos. El demonio vino hacia mí. Estuve aterrorizada, entonces me moví, y me puse entre mi mamá y la hermana Baek, Bong Nyo y continué orando. Uno de los demonios que había aparecido a Haak-Sung vino hacia mí, con sus ojos todavía sucios. El demonio vino con una expresión triste diciendo, “Oh, estoy sufriendo por el bastardo Haak-Sung. El me hizo esto!”. En respuesta, yo dije, “Que bien! Es bueno escuchar eso!”. Luego, el demonio empezó a llorar, diciendo, “Deténlo! Por favor, detén esto!”. Entonces, yo grité, “Tu, demonio! En el nombre de Jesús, huye de mí!” Y huyó.

Continué orando en lenguas, cuando el mismo demonio que Haak-Sung había atormentado regresó llorando. Sus ojos estaban en blanco y estaba gruñendo para si mismo. Escuché que decía, “Ouch, mis ojos! Ouch, mis ojos!” y daba risa ver a los demonios sufriendo por las manos de Haak-Sung viniendo hacia mi uno por uno. Fue extraño que estos demonios decidieran acercarse a mí, pero fue gratificante saber que Haak-Sung se había vengado de ellos severamente. Yo no supe si los demonios me oyeron o no, pero grité “Guau! Es Genial!”. Los demonios regresaron diciendo, “Deténganse! No hagan eso más!” y estaban dispuestos a atacar, la hermana Baek Bong-Nyo vió esto y me puso la mano en mi espalda y comenzó a orar por mí. Junté todas mis fuerzas y grité, “Satan! Huye de aquí!” y ellos huyeron. Luego como continué orando diligentemente, alguien que estaba detrás de mí, me estaba jalando la ropa. Me sorprendí, miré con mis ojos espirituales pero no ví nada. Seguí orando, pero seguí sintiendo lo mismo. Lo ignoré y me concentré en la oración, cuando alguien me jaló los cabellos y esta vez fue fuerte. Me jalaba también por los pantalones. Me resistí tanto como pude, cuando sentí una brisa helada y noté un objeto extraño frente a mí. Sus ojos parpadeaban una y otra vez, y daba vueltas alrededor y regresaba al frente mío. Con un gritó dije, “Hey! Tu, demonio! Por qué me estás molestando? No se me acerquen más Estoy harta de uds!”. Con esto, el demonio dijo, “De verdad? Bien, me enfermas! Estoy tratando de llevarte al infierno! Por qué oras tanto, mi pequeña peste?” y se burló de mí.

Sin retroceder, le dije “Me estás llamando pequeña peste? Me haces reír! Como mi pastor mencionó en el sermon tu eres el tipo de demonio que huye lleno de miedo. Jesús los venció a todos uds y a Satanás! Estás vencido!”. Tan pronto como dije eso, rodó y se acercó diciendo, “Tu realmente lo crees?”. Se detuvo frente a mí y me susurró al oído, “No sigas orando! No quieres algo para comer cuando oras? Un pastel? Por que oras?”. Entonces respondí rápidamente, “Hey! Cuando yo oró, milagros suceden y acumulo recompensa. Tu, demonio! Huye de mí!” e inmediatamente se fue.

Una vez más, continue orando en lenguas, cuando Jesús, a quién yo más amo, vino a mí. Jesús dijo, “Puedo llamarte por tu nombre? O por tu apodo?” y dije, “Jesús! Me gusta sesame!” “Si, si, Cómo estás mi sesame?”, entonces yo respondí “Muy bien, Jesús!”. Jesús dijo, “Si tienes algo que preguntarme, no dudes en hacerlo.” Sin duda, empecé, “Señor! Hay demasiado que quiero saber. El padre de la diaconisa Shin falleció así como Yae-Ji. Se encontrarán en el cielo?”. El Señor sonrió y me tranquilizó “Ambos están en el cielo, adorando y compartiendo juntos! Aunque se encuentran distanciados, ellos frecuentemente juegan juntos en el jardín. Mi querida Sesame, tengo muchos lugares donde necesito estar, tendré que irme ahora. Continua orando diligentemente!”. El, luego desapareció.

Los demonios regresaron tan pronto como Jesús se fue. Justo, el otro día había escuchado de mi hermano Haak-Sung acerca de su experiencia durante la oración, y pienso que el demonio que se le apareció a él, se acercó a mí. Vi una enorme serpiente ante mí. Estaba temblando de miedo. Era tan grande como una anaconda y tenía dos cabezas. La serpiente se acercaba con su boca abierta y su lengua que entraba y salía. Era terrorifica, no supe que hacer. Pude verle la cara claramente. Lo que la distinguía eran las cejas encima de los ojos que fueron rizadas. También, sus ojos fueron una mezcla de negro y purpura. Cuando la vi de frente, la serpiente de repente, agresivamente se inclinó hacia mí, como si fuera a tragarme de una sola vez y completamente. En ese momento, yo grité, “En el nombre de Jesús, vete de aquí!”. Grité dos veces, pero no vi intenciones de irse. Entonces, clamé a Jesús tan fuerte como pude. “Jesús! Ayúdame! Por favor, haz que esta horrible serpiente desaparezca!”. Cuando clamé a Jesús, El vino y tomó a la serpiente en su mano. El la golpeó rápidamente y la lanzó fuera. Me incliné en gratitud y dije, “Jesús! Muchas gracias!, tenía mucho miedo!” El Señor respondió, “Mi querida Sesame! Cuando tu me llames, siempre estaré aquí para ayudarte. Así que no te preocupes. Todo lo que debes hacer es orar diligentemente”.

Renové mi mente y comencé a orar de nuevo, cuando pude ver ángeles. Dos ángeles descendieron lentamente y me saludaron respetuosamente. “Saludos, hermana Joo-Eun!” y hablaron cortésmente. Los ángeles son hermosos, y ellos son más altos que los seres humanos. Ellos tenían en sus manos una vestidura resplandeciente muy hermosa. Ellos me la mostraron diciendo, “Hermana Joo-Eun! Esta vestidura es muy hermosa, no es así?”. Como si la estuviera esperando, respondí rápidamente, “Quiero probármela ahora mismo!”. Los ángeles se acercaron, tiernamente y cuidadosamente me vistieron con esta ropa. Esta vestidura traía en la parte de atrás unas alas hermosas. Cuando los ángeles me la colocaron y sostuvieron mis brazos, yo recibí fuerza. Me elevé hacia el cielo. Cuando pasamos la atmósfera, apareció el cielo oscuro y la tierra donde vivimos se hizo más y más distante.

Continuamos volando hacia el lugar donde todas las estrellas en la vía láctea se encuentran dispersas. Relajé mis brazos a ambos lados de mi cuerpo cuando vi que las alas que estaban en la vestidura empezaban a moverse. Las fotos que he visto de la vía láctea en los libros, no se comparan a lo majestuoso que es realmente. Pareció que habíamos estado viajando por un rato y que llegamos a la vía láctea, pero no fuimos más lejos que eso. Pensé para mi misma “Quiero recorrer todo el camino al cielo, pero qué está pasando?”. Luego, los ángeles me explicaron, “La razón es porque no oraste lo suficiente, entonces sólo podemos llegar hasta aquí”. Estuve decepcionada e insatisfecha, pero no tuve opción así que regresé con los ángeles. Regresando, la vista de la tierra desde el espacio es hermosa. No puedo creer que yo viva en un planeta tan pequeño!. Regresamos a la iglesia. Hoy aprendí sobre las oportunidades que uno pierde. Aprendí la importancia del valor de una oración, y que si quería viajar al cielo, tendría que poner todas mis fuerzas en ello.

Estaba pensando en el cielo mientras oraba, cuando ángeles descendieron desde arriba y se colocaron a mi lado. Los ángeles estaban alineados y juntaban todas mis oraciones en un pequeño recipiente de oro que sostenían en sus manos. Mantuve una conversación con los ángeles “Queridos ángeles! Ángeles! Oraré mucho más ahora que antes, así que traigan recipientes mucho más grandes la próxima vez!” Hablé casualmente, pero un ángel me respondió respetuosamente, “Si, hermana Joo-Eun! Entiendo!”.