Blogs cristianos

martes, 12 de octubre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 23

Pastor Kim, Yong-Doo: 11:00 a.m.

Mi esposa, Joseph, Joo Eun, y yo nos paramos en frente de un restaurante que está al otro lado del edificio de la Cooperativa de Asociación Agrícola. Cuando mi esposa dió un paso hacia adelante, ella tropezó, se golpeó severamente y cayó sobre el suelo. Violentamente dio vueltas sobre el asfalto, aprox 5 metros más lejos de donde estaba, como si se estuviera deslizando sobre hielo. Esto pasó muy rápido. No tuvimos oportunidad de agarrarla, fue como si ella hubiera sido soplada. Ella gritó en agonía, y todos corrimos hacia ella. Noté que sus manos estaban cubiertas de sangre, llenas de raspones y sus uñas rotas. Estabamos sorprendidos de que algo así hubiera sucedido. Buscamos alrededor del asfalto, para ver si conseguíamos la causa de la intensa caída. Sin embargo, el camino estaba muy limpio, plano y en buena forma. No había evidencia física de qué hubiera podido haber causado esto. Parecía que no había razón para este accidente.

Más tarde, Joo Eun le preguntó a Jesús acerca de esto. El Señor le explicó que ya que nuestra rutina diaria consistía en ir a la iglesia, orar, e ir a casa, no teníamos un tiempo de ocio. Sin tiempo libre, los espíritus malos no tenían mucha oportunidad para encontrarnos débiles. Sin embargo, hoy, por primera vez en mucho tiempo, mi familia se salió de la rutina espiritual para tener un tiempo de descanso. Estando fuera de su rutina normal, un espíritu malo la golpeó a ella, y ella cayó violentamente.

Jesús tocó las palmas heridas de mi esposa, yo también comencé a consolar a mi esposa. “Mi querida esposa, demos gracias a DIOS! Debemos de arrepentirnos por haber bajado la guardia y demos gracias al Señor. Él nos dará mayor gracia, por tanto, resistamos y triunfemos hasta el final.” Cuando la animaba, ella cayó sobre sus rodillas y dio gracias al Señor con sus manos levantadas.

Desde que los espíritus malignos nos atacan y estorban tanto, me determiné a estar siempre vigilante y cauteloso cada momento de mi vida cristiana. En el momento en que bajamos la guardia, los espíritus malignos nos atacarán. Si fallamos un día de orar sin cesar, nuestras mentes estarán flojas y serán propensas al ataque. Los espíritus malignos esperan ansiosamente por momentos débiles, por lo tanto, debemos estar siempre totalmente armados.La experiencia de hoy, alertó a mis hijos. Este accidente nos determinó a estar firmes en la fe.

A nuestro rally de oración, le quedaba solamente una semana, y los ataques se hicieron más persistentes. Todos nosotros estábamos en el proceso de recibir que nuestros ojos espirituales fueran abiertos, uno por uno. El enemigo temía esto grandemente, por ello, los ataques. Sin embargo, sus ataques eran débiles, debido a que nuestras oraciones se hicieron más fuertes y nuestra fe creció, sin embargo, no dejaron de atacar. Esto hizo que, nos enfrentaramos a espíritus más fuertes que fueron aniquilados, y nuestras batallas fueron implacables y sin descanso.

Más tarde, quise chequear el pie de Joseph, el cual le dolía debido a una verruga. Habíamos estado orando intensamente por sanidad. Quedé impresionado con lo que vi. La verruga que estaba localizada dentro de la piel, había sacado sus negras raíces al exterior de su pie. Con mis ojos espirituales, fui capaz de ver a Jesús aplicando Su sangre sobre la planta del pie de Joseph. Yo dije, “Guau! Esto es grandioso! Joseph, tú deberías ir a visitar al dermatólogo y dar tu testimonio.”

Joseph dijo, “Está bien, pastor. Testificaré! Mi pie está irritado ahora”. Yo dije, “Eso es porque el Señor te está sanando!. Cuado una herida está en proceso de sanidad, está se siente así. Tu debes resistir con paciencia. El Señor te samara por complete antes de que terminen tus vacaciones de invierno. Sé paciente hasta el final!”

Con mis ojos espirituales, pude ver a Jesús aplicando su sangre diariamente sobr ele pie de Joseph.

Después, mi esposa comenzó a toser y a botar flema. Joseph, Joo Eun, y yo pusimos nuestras manos sobre su cuello y oramos con fervor. Luego, apareció un espíritu maligno con apariencia de una joven de cabello largo vestida de blanco. Esta fue la responsable por la caída de mi esposa, y ahora estaba atacando su cuello, causándole dolor, tos y flema.

Yo puse mi mano sobre su cuello y movía la otra mano mientras oraba. Pronto, el espíritu maligno gritó, “Pastor Kim! Quita tu mano! Quita tu mano en este instante! Deja de orar! Oh! Está muy caliente, creo que voy a enloquecer!” gritó y desapareció. Jesús vino y dijo, “Mis hijos! El espíritu malo ha huido. Pero debido a que el espíritu malo ha dejado efectos residuales de dolor, ustedes tendrán que soportar por un tiempo. Si ustedes oran continuamente, serán sanamos más rápidamente. No se preocupen!”


Kim, Joo-Eun:

“Jesús! Qué tan grandes son nuestras casas y tesoros almacenados en el cielo? Jesús respondió, “¿Por qué no oran y ven por ustedes mismos en el cielo? No se los puedo mostrar en este momento. Con su fe y diligencia, anhelen conocer la respuesta hasta que sus ojos espirituales sean abiertos. Una vez eso pase, irán al cielo y encontrarán la respuesta en detalle.”

“Jesús, ¿que tan lejos han llegado las oraciones de mi padre?” El Señor respondió, “cuando el pastor Kim ora, el Espíritu Santo se manifiesta, por lo tanto las manos del pastor harán varios movimientos. Esto significa que el don de sanidades está sobre él. Sin embargo, ya que ésta es la primera experiencia del pastor Kim, él continuará abriendo sus ojos espirituales durante la oración. Por lo tanto, sus oraciones no están llegando delante del trono, sino que permanecen en la galaxia. Si él continúa orando y no se preocupa por el movimiento de sus manos, pronto abrirá sus ojos espirituales y será capaz de visitar el cielo.”

El Señor más adelante mencionó que el arrepentimiento de Joseph fue muy débil y por eso, no habían brotado lágrimas. El Señor le dijo a Él que se arrepintiera sinceramente y de corazón. Sin embargo, Dios con gusto recibió todos los arrepentimientos de lágrimas de mi madre y sus compasivas oraciones. Sus oraciones pasaron la atmósfera, el espacio, y la galaxia.

Yo dije, “Jesús! Mi abuela paterna es una diaconisa, pero parece que ella toma mucho!” El Señor contestó, “hay un espíritu maligno de alcoholismo dentro de tu abuela. En cualquier momento que el Pastor Kim tenga la oportunidad de orar, él debería orar por ella. Él debería también guiarla a ella a confesar para la certeza de su salvación y fe.”

No hay comentarios: