Blogs cristianos

domingo, 3 de octubre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 22

Lee Yoo Kyung:

Cuando estaba orando en lenguas, un demonio de cara negra con cuatro ojos vino y se sentó sobre el asiento del piano de Joo-Eun y empezó a tocar el piano. Irritada, le grité, “Ey! Demonio inmundo! ¿Por qué estás tocando el piano de mi hermana Joo-Eun? Ese piano es el que ella usa en la adoración del servicio.” Este respondió con palabras abusivas “Cállate!”, me enojé en gran manera. “¿Qué?¿Me faltas el respeto? Tú estás muerto!” Corrí tras de él y lo agarré, retorcí su cuello y estrellé su cabeza contra el piso.

Luego otros tres demonios aparecieron. Uno apareció en forma de un esqueleto con un ojo en su frente. Este estaba volando alrededor con alas que parecían de murciélago. Aterrizó sobre el asiento del piano y comenzó a cantar como si tocara el piano. El sonido de la música no tenía ritmo, la tonada me recordaba sus espeluznantes voces. “Ey, ese piano es de Joo Eun. ¿Por qué lo estás tocando? No me puedo concentrar en mi oración!”, grité. Yo los oía a ellos conversar el uno con el otro, “Todo está bien! Ella está diciendo que no se puede concentrar!, vamos a tocar tanto como queramos!” Entonces todos empezaron a golpear las teclas del piano. Yo estaba preocupada de que el piano se quebrara. “Obviamente, ustedes no me van a escuchar a mí!” Entonces corrí hacia ellos y los agarré a todos a la misma vez, pateé a uno y sacudí a otros. Con sus narices sangrando, y sus cabezas heridas, ellos gritaron y huyeron.

Comencé a orar nuevamente cuando un demonio vestido de blanco apareció sangrando por su boca. No tenía ojos, entonces lo ridiculicé. El demonio dijo, “Haak Sung pinchó mis ojos y me los sacó. Ese es el motivo por el que estoy así. ¿Por qué te estás riendo?! Me dijo retadoramente. Gritando, yo dije, “Mi abuela está en tormento por culpa de ustedes! ¿Por qué ella fue arrastrada al infierno?” El demonio se mofó y me irritó, “Ella pertenece al infierno, se lo merece! Ella será atormentada aun más.” Furiosamente, arañé la cara del demonio con toda mi fuerza. Sangrando profusamente, este corrió lejos.

Una vez que retomé la oración, fui molestada por otro demonio. Yo estaba irritada y no queria confrontarlo. Decidí usar mi autoridad. “La Sangre de Jesús” Pero el demonio respondió, “¿Sangre? ¿Sangre de quién? ¿La sangre de Jesús o tú sangre?” “Está bien demonio, si tú quieres pelear, vamos a pelear!” grité. Los demonios atacaron en grupos pero por alguna extraña razón, cuando yo hice una curva con mi puño alrededor, todos ellos cayeron como un grupo. Si golpeaba a los demonios en el estómago, sus ojos salían hacia afuera. Cuando golpeaba sus narices, estas empezaban a sangrar. Cuando yo agarraba sus piernas, estas se estiraban como una banda elástica.

A pesar de sus pérdidas, los demonios continuaban apareciendo para acosarme. Ellos estaban tratando de impedir que orara. Me dije a mí misma, “Vamos a pelear a ver quien gana”. Usé mis manos y pies como armas. Fue extraño, a medida que continuaba derrotándolos, su número se incrementaba. Al final, había numerosos demonios, incontables. Todos ellos vinieron al mismo tiempo. Grité, “Ayúdame! Rápido! Espíritu Santo! Ayúdame!”. En poco tiempo, el Señor apareció. El Señor reprendió a todos los demonios y me confortó. “Señorita! Sé que has estado pasando por mucho.”

Cuando había asistido a otras iglesias con anterioridad, la mayoría de la gente frecuentemente decía que yo no era muy brillante. En lugar de enseñarme a orar y evangelizar, ellos solamente me daban comida. Ellos solamente me daban cosas materiales. Por eso, yo pensaba que todo lo que tenía que hacer era tomar mi Biblia e ir al servicio. Sin embargo, con la guía del Pastor de la “Iglesia del Señor”, comencé a orar en lenguas. A medida que continué orando en lenguas, obtuve un nivel más profundo en la oración. Ahora, soy capaz de ver los demonios y pelear contra ellos. Cuando siento que estoy perdiendo o me canso en la batalla, todo lo que tengo que hacer es clamar el nombre del Señor Jesús. Él siempre me protege. Al principio, los ataques por números incontables de demonios me asustaban. Pero ahora, no tengo miedo en absoluto porque Jesús está conmigo. De hecho, la victoria contra los demonios se ha vuelto divertida y emocionante.


Kim Joo-Eun:

Diez minutos después de haber empezado a orar en lenguas, apareció un demonio calvo. Su cabeza estaba saturada de aceite por lo que brillaba. Se acercó mostrandome su cabeza. Estaba muy tensa porque el demonio se estaba acercando. Estaba aprehensiva. Grité, “En el nombre de Jesús, vete!” pero no se fue. Conforme se acercó, me di cuenta que este demonio estaba muy disgustado conmigo. Toqué al demonio para bloquear que se acercara más. Grité, “Señor!” Traté de ser fuerte, de repente, se salieron de sus órbitas los ojos del demonio en frente de mí. Sacó la lengua, como pude lo agarré y lo lancé lejos de mí. Luego, otro demonio disfrazado como una niña pequeña niña apareció con su boca abierta. Hoy, por alguna razón, todos los demonios fueron detestables en apariencia. Estaba muy irritada, por lo que la abofeteé con todas mis fuerzas en ambas mejillas. El demonio gritó, “Me Duele! Me Duele! Deja de golpearme! Detente!”, me dí cuenta que se le hinchó donde la golpeé. Grité, “Tú abofeteaste a la hermana Yoo Kyung en sus mejillas, ¿verdad?. Serás castigada aún más! Te voy a golpear más!” Ella lloró y suplicó, “Lo siento, no golpearé nunca más a Yoo Kyung! De verdad!” Yo respondí, “Sí, claro! Eres una mentirosa por naturaleza!” Tiré de su cabello y la lancé hacia el piano. Cuando chocó contra el piano, desapareció. Luego, vi un demonio en forma de calavera con cabello largo blanco y ojos color naranja. Cuando estuvo cerca, pinché sus ojos, y éste histéricamente saltó del dolor de un lado a otro hasta que huyó.

Como continué orando, de repente sentí un olor placentero. Olía como flores en el aire. Inmediatamente, estuve impregnada de ese olor dulce y le presté mucha atención a este. El Señor se apareció. Pregunté, “Este aroma que llena el ambiente proviene de ti, Señor?”. El Señor respondió, “Si, así es, Pecas! Te gusta?” Respondí, “Sí, Señor, huele realmente fabuloso!”. “Has sido muy celosa en tu oración de hoy. Te mostraré algo especial después. Mira cuidadosamente la condición de tu iglesia y de las Iglesias en Corea!”. Tan pronto como el Señor alcanzó mi mano, delante de mí aparecieron visiones de demonios e iglesias como si lo estuviera viendo en visión panorámica.

Estaba mirando la Tierra a distancia, a cada lado de ella, estaban 2 demonios cerca de ésta y parecía que estaban meciendo una soga alrededor de la tierra entera, como cuando los niños juegan a saltar la cuerda. Jesús me dijo que mirara más de cerca. Me di cuenta que la soga era en realidad una serpiente. A medida que los demonios la mecían, pude ver a muchas iglesias Coreanas tomando turnos para saltar la cuerda. Cuando venía el turno, las iglesias saltaban y saltaban, tratando de no tropezar y caer. La mayoría de las iglesias no cayeron al principio, pero a medida que el balanceo continuaba, ellas tropezaron y cayeron una tras otra. Aún vi a nuestra iglesia saltando! Muchas de las iglesias cayeron, pero la nuestra fue una de las excepciones. No tropezamos con el cuerpo de la serpiente. La iglesia del Señor continuó saltando fácilmente.

Jesús me explicó que cada balanceo de los demonios era un período de prueba, un test para superarlo. Si una iglesia no tropezaba y caía, esto significaba que la iglesia superaba el período de prueba en victoria. La iglesia del Señor tenía muy pocos miembros comparada con otras congregaciones, de hecho, era la más pequeña en número. Otras iglesias tenían numerosos miembros pero ellas tropezaban a menudo y caían. Jesús dijo, “ahora, la Iglesia del Señor supera las pruebas muy bien. Continúen resistiendo y saltando para que cada prueba diferente caiga debajo de ustedes. Hoy, tú has orado especialmente por largas horas sin dormirte. Por eso, te lo mostré. Ora fervientemente.”



No hay comentarios: