Blogs cristianos

sábado, 25 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 21

“Y estas señales seguirán a los que creen, en Mi Nombre, echarán fuera demonios…” (Marcos 16:17).

Kim, Joo-Eun:

Estaba orando diligentemente en lenguas cuando tres dragones horripilantes aparecieron. Sorpresivamente, no tuve miedo porque Jesús estaba conmigo; en vez de eso, fui capaz de ver claramente su apariencia.

El primer dragón era rojo, tenía varios patrones de formas redondas en todo su cuerpo. El segundo dragón tenía lineas verticales rojas y azules que se unían de manera desordenada y caótica. El tercer dragón tenía rayas horizontales azules y amarillas que se unían. Estos tres dragones vinieron hacia mí como si quisieran tragarme por completo, pro yo grité firmemente, “En el nombre de Jesús, huye de mí!” y después de que lo repetí consecutivamente por tres veces e inmediatamente, se desvanecieron.

Continué orando cuando el demonio femenino apareció cerca de mí. Este demonio vino a vengarse diciendo, “Te haré pagar por lo que me hiciste ayer!” y corrió hacia mí. Tan pronto como estuvo cerca, la tomé por el cabello y la giré. Luego, ella se quejó de dolor. “Ayy, eso duele! Suéltame! Porque me segues jalando por el cabello? Me estás molestando!” y me gritó. La continue girando con el cabello agarrado hasta que la solté.

Cuando retomé mi oración, pude ver que los demonios estaban sentados en círculo teniendo una reunión. Como antes, el líder de los demonios le dijo al demonio calvo: “Tú! Es tu oportunidad de que lo intentes!”. Este demonio vino rápidamente hacia mí. No solamente fui capaz de ver a los demonios sino de escucharlos y esto era gratificante, estaba contenta. Tan pronto como el demonio calvo estuvo detrás de mí, extendí mi mano hasta su cabeza y lo sacudí. En ese momento, la cabeza del demonio comenzó a sangrar y sus ojos salieron de sus órbitas. Como si estuviera esperando, con mis dedos hundí sus ojos sin compasión. El demonio estaba asustado y huyó de mí.

Una vez más, continue orando, cuando el demonio que se le había aparecido a Haak-Sung, aquel que llevaba la pizarra, se acercó a mi con un sonido extraño. Sus dedos eran como unas tijeras, yo le arranqué los dedos y con uno de ellos, rasgué la cara del demonio causandole mucho dolor. “Hey! Dame mis dedos! Porqué me los quitaste?” Yo respondí, “Mi pastor me enseñó como derrotarlos. Qué van hacer uds ahora?” “Tú, pequeña peste –no hagas desastres conmigo! Como tu fe se hizo tan fuerte?” y con eso, el demonio desapareció.

Mientras este demonio dedos-de-tijera estaba sufriendo en mis manos, sentí como que si alguien nos estaba mirando desde la esquina, entonces, me volteé hacia mi derecha. El demonio de ojos redondos estaba mirando lo que estaba pasando. Grité, “Tú demonio! Tu crees que no se que te estás escondiendo? Por qué no vienes? Ven aquí ahora! No vas a venir?”, el demonio se distanció de mí, gritando, “Hey! Tu crees que estoy loco? Quieres que yo vaya? Nunca iré!”

Jesús me había hecho fuerte en al fe sin que yo me diera cuenta de ello. Los demonios tenían miedo de Sesame! Estaba demasiado feliz porque ya no tenía miedo de ningún demonio.

Oré poderosamente, llena de fuego, mientras una gran serpiente se desplazó hacia mí con una expresión furiosa. Cuando ví la expresión, pensé para mi misma, “Este demonio va a hacer algo violento, porque alguien se lo ha ordenado”. A medida que la serpiente se iba acercando, su expresión se hacía más desagradable. Cambió en varios colores y deslizó la cola hacia atrás y se colocó delante de mí. Tomé la culebra y la lancé contra la pared, gritando “Tú, demonio! En el nombre de Jesús, huye de aquí!” y con un ruido fuerte, el demonio se desvaneció.

El demonio que agarró Haak-Sung que se estaba escondiendo en la pared, todavía estaba sangrando por la nariz y estaba frente a mí, Entonces lo agarré y lo arrastré. Tenía coagulos de sangre en toda la nariz, tomé esos y se los coloqué en el cuerpo. El demonio gritó, diciendo: “Yuk, estoy sucio!”

Rápidamente, respondí, “Qué significa sucio para ti! Tu lo eres!”. El demonio gritó, “Qué dijiste? Me aseguraré de que termines en el infierno!”. No podía creer lo que estaba escuchando. “Qué? Iré al infierno? No me hagas reir! Tengo a Jesús dentro de mi – entonces tu nunca podrás tocarme!”. Al mismo tiempo que jalé su nariz, lo golpeé. La nariz del demonio comenzó a sangrar profusamente y se fue corriendo.

Luego, un demonio que me recordó al dibujo animado chino Kang-She se me acercó. “Mira, pequeña, esto es realmente divertido!” y empezó a quitarse su vestidura. En ese momento, cuando ya había terminado de quitarse la ropa, ví incontables insectos, ciempiés, milpiés, caminando por todo su cuerpo. El demonio se me acercó. “Demonio! Tu eres asqueroso, me disgustas! Jesús! Por favor! Ayúdame!”. Con urgencia, llamé al Señor, cuando él apareció lanzó al demonio fuera. Le agradecí sinceramente, diciendo, “Jesús! Muchas gracias!” Jesús sonrió y cariñosamente me acarició la cabeza. “Mi amada Sesame! Tu fe ha crecido muchísimo! Ora con diligencia!”. Jesús estaba usando una vestimenta especial dorada con un corazón rojo en su pecho del cual, irradiaban varias luces.

Cuando Jesús se fue, apareció un demonio disfrazada como una vieja abuela apareció. La vieja tenía una gran hacha en una mano y usaba una vestidura negra. Ella gritó, “No ores! Lo haces después! No tienes porque orar hoy, verdad? Porqué insistes en orar hoy? Hazlo mañana! De todas maneras Jesús vendrá a tu encuentro cuando tu decidas orar!”. Luego, ella continuó hablando más fuerte, “La próxima vez! Hazlo la próxima vez! Mañana! Mañana!” y lo que yo respondí fue, “Hey, tu, en el nombre de Jesús, huye de mí!”. Luego, ella desapareció.


Lee, Yoo-Kyung:

Mientras estaba orando, un demonio con cabello corto y usando ropas blancas con zapatos de goma se me acercó y comenzó a hablar: “Tu! Hey! Tu! Me debes una disculpa, no?” No podía creer lo que estaba escuchando. Respondí, “Porque debo disculparme contigo? Tu constantemente me estás molestando y cada vez que tienes oportunidad buscas distraerme de mi oración” y el demonio comenzó a ridiculizarme. Le dí una cachetada y él respondió con otra de vuelta. “Te atreves a cachetearme? Vete de aquí! Te mataré!”, Estaba enojado, entonces le saqué los ojos y los lance lejos. El demonio comenzó a llorar fuerte, diciendo, “Oh no, mis ojos! Devuélveme mis ojos!” cayendo de rodillas, y moviéndose alrededor buscando sus ojos. Cuando finalmente los encontró, se los colocó en sus órbitas pero al reves. Me eché a reír cuando ví su cara. La mejilla que el demonio me cacheteó comenzó a hincharse gradualmente. No había captado el hecho de que ligeras distracciones le habían permitido al demonio que me cacheteara. Me comprometí a vengarme del demonio dándole una paliza la próxima vez. Lo ví, y de repente, sentí algo en mi mano. Para mi sorpresa, estaba sosteniendo un demonio en forma de esqueleto por su pierna!

Inmediatamente, lo lancé para el otro extremo cuando su craneo se partió en dos, y con un chasquido, sus dientes se devolvieron hacia donde yo estaba. Tomó sus dos mitades de cráneo en sus manos y vino gritando: “Hey! Tu! Debes estar feliz!”. Entonces, yo pregunté, “Porque?”. Luego, el demonio djo, “Porqué Jesús vive en ti, no puedo entrar en tu corazón – aunque quisiera! Moriré!”. En el momento, en que escuché esto, solté la risa, diciendo, “Eso es correcto! Eres carne muerta! En el nombre de Jesús, vete de aquí!”. Con estas palabras, el demonio huyó rápidamente.

Un momento después, un demonio femenino usando una vestidura blanca se me acercó con lágrimas y con su cabello ondeando. “Soy yo! No tengas miedo!”le hice señas con el dedo de que viniera, y ella vino alegremente. Yo pregunté, “Qué pasa? Estás herida?”. Luego, ella respondió, “Ese bastardo, Haak-Sung me dió una paliza y esa peste, Joo-Eun también me golpeó!”. Esperé que ella se me acercara más, y cuando ella estuvo a mi lado derecho, le saqué los ojos con mis dedos. El demonio brincó del dolor, luego huyó.

Tan pronto como el demonio se fue, otro demonio femenino se acercó con muecas burlonas. “Hey! Tu crees que puedes echarme fuera tratandome de esa forma?”. Entonces, la tomé por su cabello y le dí vueltas y vueltas hasta que lo lancé. De repente, con un sonido fuerte, escuché, “Ay!, mi cabeza! Mi cara!”, le pedí a Jesús: “Jesús! Dame un hacha!”. Con el hacha que Jesús me dio, corté su cabeza en trozos, y sólo su cuerpo vino gritando, “Hey! Tu! No sientes compasión de mi?” Luego, ella caminó buscando su cabeza, diciendo, “Donde está mi cabeza? Donde está mi rostro?”

Quise ver a Jesús, entonces, lo llamé con todas mis fuerzas: “Papi, Papi!” El me saludó con una brillante sonrisa: “Mi querida Sesame! Tu eres magnífica! Mi Yoo-Kyung es capaz de vencer a los demonios con éxito de su territorio!” El Señor estaba realmente satisfecho con el hecho de que yo pudiera echar fuera los demonios y estuvo muy orgulloso de mí. Jesús dijo, “Yoo-Kyung cuando el pastor Kim te llame Sesame durante el sermón, respondele en voz alta. Confirmar eso en voz alta también es fe. Entiendes?”. Entonces, yo respondí con, “Si, Señor, Amén!”.

Pronto, los ángeles descendieron diciendo, “Hermana Yoo-Kyung! Tu has derrotado a los demonios, tu eres asombrosa. Mántenlo! Cuando los demonios te ataquen de nuevo, derrotalos y echalos fuera como lo has hecho antes!”. Ellos me aclamaron. Jesús sugirió que fueramos a visitar el cielo, entonces seguí a Jesús y a los ángeles al cielo.

Siempre amo y disfruto visitar el cielo. Arriba en el cielo, Yae-Ji y yo comenzamos a danzar en frente del Señor, y después de que danzamos un buen rato, le pedí al Señor: “Señor, por favor, dale lágrimas de arrepentimiento a la diaconisa Shin Sung-Kyung y a Joseph! Ambos desean orar la oración de arrepentimiento con abundantes lágrimas pero ellos no pueden llorar!”. Luego, el Señor replicó, “Puedo dar sólo lágrimas de arrepentimiento cuando la gente siceramente ora por arrepentimiento con todo su corazón!”.

Jesús dijo que la próxima vez que viniera al cielo, podría estar mucho más tiempo, pero que tenía que regresar, entonces fui escoltada hasta la iglesia de vuelta. Jesús me tocó la mejilla que me habían golpeado hoy, diciendo, “Querida Yoo-Kyung! Sé fuerte! Entiendes?”. El desapareció.

No hay comentarios: