Blogs cristianos

viernes, 3 de septiembre de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 19

Shin Sung-Kyung:

Estaba orando en lenguas, y mi cuerpo se sentía como si fuera una bola de fuego ardiente. La temperatura de afuera era de 10 grados bajo cero pero apagamos la calefacción mientras orábamos, entonces la atmósfera en la iglesia era fría. Pero el Espíritu Santo estaba sobre nosotros, así que el frío no nos afectaba porque el Señor transformó nuestros cuerpos en fuego ardiente. Tuvimos que cambiarnos la ropa gruesa de invierno, por ropa ligera.

Personalmente, yo estaba tocada con el fuego de la oración. Fue un fenómeno, como si un rayo de sol ardiente estuviera sobre nuestras cabezas y nuestros cuerpos estaban empapados de sudor como cuando uno está bajo el sol. Si hubiera sido cualquier otro día, hubiera estado estremecida por el frío y apenas hubiera sobrevivido a la vigilia de oración, pero mis manos no estaban congelandose. Sentí instintivamente que mi oración estaba siendo cada vez más profunda, después de una hora de oración, mis manos comenzaron a moverse. Ambos brazos y manos empezaron lentamente a levantarse en alto y a moverse libremente involuntariamente. El movimiento variaba en forma y era muy suave. Yo simplemente estaba maravillada de lo que estaba ocurriendo.

Hasta ahora, había sido capaz de observar a la esposa del pastor y a la hermana Baek Bong-Nyo danzando en el espíritu y había anhelado profundamente recibir el mismo regalo. “Señor, ayúdame a danzar la danza espiritual! Estoy ansiosa por este regalo spiritual. Señor, sinceramente lo quiero! Ayúdame a experimentar este tipo de danza!” y rogué y supliqué.

A través de toda mi vida cristiana, nunca había experimentado ser llena del Espíritu. Era muy pecadora y siempre me avergonzaba delante del Señor. Últimamente, había estado experimentando más del poder del Espíritu Santo durante las vigilias de oración en comparación con el servicio del domingo. El servicio del domingo es solamente dos horas dedicadas a Dios con adoración, oración, predicación, anuncios, y me deja espiritualmente con la necesidad de querer más – no puedo contenerlo.

Me uní a las vigilias de oración más tarde que los demás, y he sido bendecida en gran manera cada noche fui llena con el bautismo de fuego ardiente. Por 3 a 4 horas nosotros adoramos, alabamos, somos llenos del Espíritu, seguido por el sermón ingenioso y con buen humor del pastor desarrollado con fuego por 3 horas. No se siente tedioso en ninguna manera. Mi pequeño hijo, quién apropiadamente recibió el nombre de “sleepy” (dormilón), permaneció despierto, con los ojos bien abiertos, fue un tiempo de bendición. Jesús estuvo con nosotros en la “Iglesia del Señor” y nos ayudó a abrir nuestros corazones. Al principio, no sabía a que se refería, pero después de que asistí a la vigilia de oración, estuve en shock por lo increíble de lo sucedido.

Cada miembro del equipo de oración desesperadamente clamaba en oración para encontrar al Señor. Durante la oración, Jesús estuvo ocupado atendiendo a cada oración individualmente. Se movía de aquí para allá, tocandonos, y tomando aquellos que necesitaban visitar el infierno permitiéndonos una breve visita.También tomó a algunos de nosotros al cielo y eso lo mantuvo muy ocupado. Hoy fue un día muy especial para mi. La razón para esto fue porque el Espíritu Santo me permitió experimentar la danza del Espíritu.

No sé cuanto tiempo él me permitió disfrutar de la danza espiritual, pero estoy agradecida inmensamente y agradezco cada día que puedo danzar. Oh! Todo el tiempo yo solamente miraba y escuchaba las descripciones de la danza espiritual!. El Espíritu Santo me guió y dancé hasta que mi corazón desbordaba de gozo. Porque estaba tan alegre? Porqué estaba tan entusiasmada? Mi lengua era ponderosa y lo fue durante toda la noche, no supe cuanto tiempo pasó. Llegó el momento de llevar a Jung-Min a la escuela pero sentí que si detenía la oración en ese momento, me perdería de algo grandioso. El Señor gentilmente tomó mi mano y acarició mi cabello. Fue cálido. Aleluya! Amen! Le doy toda la Gloria y Honor a Dios! El Pastor sinceramente me felicitó y me aplaudió.


Lee, Yoo-Kyung:

Tan pronto como comencé a orar, un demonio con 3 cuernos apareció. Le grité aún antes de que se me acercara: “Demonio! En el nombre de Jesús, desaparece!”. Y eché fuera el demonio. Por otro lado, grité, “Padre! Te extraño!” y en un instante Jesús vino diciendo: “Mi querida Yoo-Kyung! Llamaste a tu Padre?” Respondí “Si!”. El Señor preguntó “Quieres llamar a tu Padre?” entonces yo respondí “Sí y mucho”. Sin dudarlo, él dijo “Llámalo” entonces grité sin cesar, “Padre! Padre!”. Jesús me miró, llenó de compasión y gentilmente sostuvo mi mano. Tan pronto como Jesús tomó mi mano, volamos en el aire y llegamos al cielo. Existe algo realmente divertido que me gusta hacer en el cielo: pasear en las nubes y viajar por todo el cielo, cantando a Jesús y también nadar en la playa del cielo.

Jesús dijo “Yoo-Kyung! Recuerdas la promesa que te hice ayer? Recuerdas?” Y yo respondí “Sí, Jesús! Prometiste mostrarme a Dios el Padre?” El Señor me llevó a conocer al Padre. Jesús definitivamente guarda su promesa.

Nuestro Dios el Padre es más grande de lo que podemos imaginar, y aunque estaba sentado, él alcanzaba el tope de los cielos en el cielo. El brilla mucho más que el sol y su trono es inmensamente grande. Estaba llena de mucho gozo y canté alabanzas frente a El. Canté la canción que siempre cantamos al final del servicio en la iglesia “Bendice al Señor, mi alma”, y Dios el Padre me escuchó cantando. El danzó lleno de gozo y cuando él se movía, rayos brillantes y luminosos de múltiples colores salían a través del trono

Además, en frente de Dios, el Padre, fue abierto un libro más grande que una montaña, y él estuvo mirando el libro. La mano inmensa de Dios se extendió y cariñosamente me acarició mi cabeza. La magnitud de la grandeza de la mano de Dios no puede describirse con palabras. La parte superior de Dios estaba cubierta con una niebla, como si fuera una nube. Jesús me pidió que cantara alguna alabanza más, entonces empecé a cantar de nuevo. Dios se regocijaba en mi alabanza aplaudiendo con sus manos. Estaba demasiado feliz, yo moví mis brazos alrededor cuando Jesús me advirtió diciendo, “En la presencia de nuestro Padre Dios no te muevas sin control!” En vez de eso, El me enseñó a levantar mis brazos en alto con mi cabeza inclinada hacia abajo respetuosamente.

Jesús me tomó por las manos y me guió por la vía láctea. Las estrellas en el espacio exterior son muy hermosas. Luego, un momento después, Yae-Ji vino con los ángeles y se despidieron. Jesús y yo regresamos a la iglesia. Jesús tocó y acarició a cada miembro de oración de la iglesia. El fue y tocó la espalda del pastor que le dolía, a la esposa del pastor, a la diaconisa Shin, a Haak-Sung, a Joseph y a Joo-Eun. Jesús se fue primero, luego los ángeles que lo acompañaban procedieron a seguirlo cuando yo los detuve con una pregunta. “Queridos ángeles! Me protegerán, verdad?” y los ángeles respondieron, “Si, hermana Yoo-Kyung, lo haremos. No te preocupes!”. Luego, se fueron.

Lee, Haak-Sung:

El pastor dijo que fue severamente atacado por los demonios, y todavía estaba sufriendo con el dolor por los efectos residuales del ataque. En el sermón del pastor, el pastor nos dijo que seríamos capaces de capturar demonios con nuestras manos esa noche y nos dijo que nos prepararamos para tomar represalias contra ellos. Al unísono, gritamos “Amén!”. Llegó el tiempo del servicio de oración, entonces oré en lenguas diligentemente, cuando Jesús se acercó.

Jesús se sentó en frente de la esposa del pastor y escuchó sus oraciones por un tiempo largo, y luego él se movió cerca del pastor y le habló. “Pastor Kim! Dónde te está doliendo?” Y el pastor señaló los puntos donde los demonios lo habían mordido y lesionado. Jesús se concentró en el cuello del pastor y en la espalda y continuamente acarició esas áreas. Luego, se acercó a Joseph y puso su mano en la cabeza de él y sonrió. En ese momento, Joseph deseó derramar sus lágrimas y sinceramente clamó al Señor, pero no importó cuanto él lo intentó, no pudo derramar una sola lágrima. En vez de eso, la saliva salpicaba. El Señor vió esto y se rió. Luego, fue a donde estaba la diaconisa Shin, así como habia estado con los otros.

Después que Jesús se fue, continué orando en lenguas, cuando cinco demonios atacaron al mismo tiempo. Recordé el mensaje del pastor esa noche y decidí firmemente en mi corazón, entonces extendí mis brazos y simulé movimientos con mis brazos. Mi cuerpo comenzó a calentarse, y cuando abrí mis manos, capturé algo. Con mis ojos espirituales ví un demonio con apariencia femenina usando un vestido blanco con su cabello ondeando. Su pierna estaba en mi mano y ella estaba indefensa.

Comencé a voltear a este demonio. Cómo podía enrollarse como una hélice de un helicóptero? Fue sorprendente. Continuamente lo enrollé y lo arrojé a una esquina, el cuello se le rompió con el golpe, y ella gritó, “Ouch! Me estás matando!”. En ese instante, la frase que había dicho el pastor vino a mi mente. “Cuando veas los demonios, aplástalos sin misericordia! Sácale los ojos y golpéalos!”. Yo obedientemente respondí, “Amén!” durante el sermón del pastor, pero experimentarlo en la realidad fue increíble!. No tuve miedo. Aunque los demonios atacaran en bandada, no tenía duda de que debía pelear contra ellos.

Con frecuencia, he sido testigo de la escena maravillosa que es ver ángeles descendiendo desde el cielo y colocando algún tipo de aceite sobre la cabeza del pastor durante sus sermones. Cuando esto ocurre, los sermones son aun más poderosos. Cuando los sermones son de demonios y sus identidades, estos demonios que están escondidos secretamente en la iglesia, se quedan en una esquina aterrorizados con expresiones de miedo.

Recobré fuerzas y continué orando cuando algo parecido a un dado pequeño con patas vino hacia mí. El demonio en forma de dado tuvo su tobillo a mi alcance. Tomé al demonio en mi mano y comencé a darle vuelta y luego lo lancé lejos. Justo luego, un demonio que Joo-Eun me había comentado el día anterior vino hacia mí, mostrandome la córnea de sus ojos. Esperé que estuviera más cerca de mí. El demonio estaba tratando de interferir mi oración, con dos de mis dedos, le hundí los ojos sin misericordia. Luego se los saqué y los lancé contra el piso. Sin ojos, el demonio rodó por el suelo, gritando. “Oh, no! Mis ojos! Dónde están mis ojos? Ayúdenme a encontrarlos!” e iba rodando por el piso cuando los consiguió. El demonio trató de ponerse los ojos en sus órbitas, pero estaban muy sucios. Se los puso pero al revés. Finalmente, terminó yéndose.

Poco después, apareció un demonio como una pelota de Bowling sin huecos, el demonio me miró buscando una señal. Cuando la distancia entre nosotros se acortó, y quedó a mi alcance, extendí mi mano y le hundí los ojos con mis dedos y con el pulgar la nariz. Cayó, se deslizó y desapareció.

Una vez más, otro demonio apareció usando un vestido y con el cabello largo, y estaba sangrando por sus ojos sin cesar. Tenía sangre alrededor de sus labios y cuando estuvo cerca de mí, tuve escalofríos y se me puso la carne de gallina. Era el modelo de nuestras caricaturas Koreanas. No sé porque el Señor permitió esto, pero no quería otro encuentro como este. Me sorprendí de los cambios que estaban ocurriendo dentro de mí.

De repente, tuve el impulse de querer correr detrás del demonio y darle cachetadas. En la escuela, cuando algún chico no escucha, es regañado en frente de la clase puyando o pellizcando sus mejillas. Quisé y decidí en mi corazón usar el mismo método. Lo hice, y esto sorprendió al demonio, quién empezó a gritar. Me sentí victorioso “Dejen de venir aquí! Uds son molestos!” Y después de una continua golpiza, los demonios salieron corriendo gritando. Desde que estoy orando, he visto todo clase de cosas inusuales! Algunas veces son impresionantes, emocionantes y divertidas!.

Retomé la oración en lenguas, cuando una figura masculina robusta apareció y se me acercó con una fuerza descomunal. El demonio estaba usando una máscara de metal y sólo era visible un ojo. Como el demonio caminó hacia mí, pude ver en detalle su ojo. Dentro de su ojo, habían muchas larvas diminutas, incontables, y parecía que las larvas se estaban comiendo el ojo. Fue espantoso y terrible, tanto que no me atreví a tocarlo. Grité, “En el nombre de Jesús, huye de aquí!”. En vez de huir, el demonio comenzó a danzar!. Luego, apareció y desapareció repetidas veces. Esperé a que reapareciera, y cuando lo hizo, inmediatamente lo agarré y comencé a moverlo. Luego, lo lancé a la parte de atrás de la iglesia y se desvaneció con un chillido.

En ese momento, Jesús vino y me aplaudió diciendo, “Mi querido Haak-Sung, tu finalmente estás apto para atormentar estos demonios! Estoy orgulloso de ti, muy orgulloso!”. También dijo “Haak-Sung! Comparte conmigo tus deseos, si tienes uno!”, entonces yo dije, “Si, Jesús! Nuestro deseo es que nuestro hermano Oh, Jong-Suk de la iglesia pueda terminar su trabajo temprano y venga con nosotros a orar. También, yo deseo que lo ayudes para que no esté demasiado cansado”. Esta fue la misma petición que hice en un pasado. Jesús sonrió y dijo, “Si, lo se!”, luego, se fue.

Tuve la sensación de que la presencia de un espíritu maligno estuvo en la pared mientras Jesús y yo conversamos. Cuando oro, frecuentemente me siento cerca de las paredes con mis manos tocándolas pero no vi nada al principio. Cuando estreché mis manos, sentí una nariz entre mis dedos, jalé con todas mis fuerzas eso que sentí y entonces el demonio que estaba escondido, salió gritando de dolor. Debido a este episodio, se reveló el lugar donde se escondían, y el demonio desapareció con la nariz rota y gritando por el dolor.

Kim, Joo-Eun:

Estaba cantando el himno 388 “Gloria, Gloria, aleluya!” y orando sinceramente cuando mi cuerpo estuvo caliente como el fuego. Afuera habían temperaturas de congelación y adentro de la iglesia estaba muy frío pero yo estaba sudando profusamente. Era una locura!

Oré por un tiempo largo, cuando un demonio con una cara enorme apareció. No tenía nariz ni boca, pero tenía ojos muy grandes con un cuerno grande en medio de ellos. El demonio vino hacia mí. Estuve aterrorizada, entonces me moví, y me puse entre mi mamá y la hermana Baek, Bong Nyo y continué orando. Uno de los demonios que había aparecido a Haak-Sung vino hacia mí, con sus ojos todavía sucios. El demonio vino con una expresión triste diciendo, “Oh, estoy sufriendo por el bastardo Haak-Sung. El me hizo esto!”. En respuesta, yo dije, “Que bien! Es bueno escuchar eso!”. Luego, el demonio empezó a llorar, diciendo, “Deténlo! Por favor, detén esto!”. Entonces, yo grité, “Tu, demonio! En el nombre de Jesús, huye de mí!” Y huyó.

Continué orando en lenguas, cuando el mismo demonio que Haak-Sung había atormentado regresó llorando. Sus ojos estaban en blanco y estaba gruñendo para si mismo. Escuché que decía, “Ouch, mis ojos! Ouch, mis ojos!” y daba risa ver a los demonios sufriendo por las manos de Haak-Sung viniendo hacia mi uno por uno. Fue extraño que estos demonios decidieran acercarse a mí, pero fue gratificante saber que Haak-Sung se había vengado de ellos severamente. Yo no supe si los demonios me oyeron o no, pero grité “Guau! Es Genial!”. Los demonios regresaron diciendo, “Deténganse! No hagan eso más!” y estaban dispuestos a atacar, la hermana Baek Bong-Nyo vió esto y me puso la mano en mi espalda y comenzó a orar por mí. Junté todas mis fuerzas y grité, “Satan! Huye de aquí!” y ellos huyeron. Luego como continué orando diligentemente, alguien que estaba detrás de mí, me estaba jalando la ropa. Me sorprendí, miré con mis ojos espirituales pero no ví nada. Seguí orando, pero seguí sintiendo lo mismo. Lo ignoré y me concentré en la oración, cuando alguien me jaló los cabellos y esta vez fue fuerte. Me jalaba también por los pantalones. Me resistí tanto como pude, cuando sentí una brisa helada y noté un objeto extraño frente a mí. Sus ojos parpadeaban una y otra vez, y daba vueltas alrededor y regresaba al frente mío. Con un gritó dije, “Hey! Tu, demonio! Por qué me estás molestando? No se me acerquen más Estoy harta de uds!”. Con esto, el demonio dijo, “De verdad? Bien, me enfermas! Estoy tratando de llevarte al infierno! Por qué oras tanto, mi pequeña peste?” y se burló de mí.

Sin retroceder, le dije “Me estás llamando pequeña peste? Me haces reír! Como mi pastor mencionó en el sermon tu eres el tipo de demonio que huye lleno de miedo. Jesús los venció a todos uds y a Satanás! Estás vencido!”. Tan pronto como dije eso, rodó y se acercó diciendo, “Tu realmente lo crees?”. Se detuvo frente a mí y me susurró al oído, “No sigas orando! No quieres algo para comer cuando oras? Un pastel? Por que oras?”. Entonces respondí rápidamente, “Hey! Cuando yo oró, milagros suceden y acumulo recompensa. Tu, demonio! Huye de mí!” e inmediatamente se fue.

Una vez más, continue orando en lenguas, cuando Jesús, a quién yo más amo, vino a mí. Jesús dijo, “Puedo llamarte por tu nombre? O por tu apodo?” y dije, “Jesús! Me gusta sesame!” “Si, si, Cómo estás mi sesame?”, entonces yo respondí “Muy bien, Jesús!”. Jesús dijo, “Si tienes algo que preguntarme, no dudes en hacerlo.” Sin duda, empecé, “Señor! Hay demasiado que quiero saber. El padre de la diaconisa Shin falleció así como Yae-Ji. Se encontrarán en el cielo?”. El Señor sonrió y me tranquilizó “Ambos están en el cielo, adorando y compartiendo juntos! Aunque se encuentran distanciados, ellos frecuentemente juegan juntos en el jardín. Mi querida Sesame, tengo muchos lugares donde necesito estar, tendré que irme ahora. Continua orando diligentemente!”. El, luego desapareció.

Los demonios regresaron tan pronto como Jesús se fue. Justo, el otro día había escuchado de mi hermano Haak-Sung acerca de su experiencia durante la oración, y pienso que el demonio que se le apareció a él, se acercó a mí. Vi una enorme serpiente ante mí. Estaba temblando de miedo. Era tan grande como una anaconda y tenía dos cabezas. La serpiente se acercaba con su boca abierta y su lengua que entraba y salía. Era terrorifica, no supe que hacer. Pude verle la cara claramente. Lo que la distinguía eran las cejas encima de los ojos que fueron rizadas. También, sus ojos fueron una mezcla de negro y purpura. Cuando la vi de frente, la serpiente de repente, agresivamente se inclinó hacia mí, como si fuera a tragarme de una sola vez y completamente. En ese momento, yo grité, “En el nombre de Jesús, vete de aquí!”. Grité dos veces, pero no vi intenciones de irse. Entonces, clamé a Jesús tan fuerte como pude. “Jesús! Ayúdame! Por favor, haz que esta horrible serpiente desaparezca!”. Cuando clamé a Jesús, El vino y tomó a la serpiente en su mano. El la golpeó rápidamente y la lanzó fuera. Me incliné en gratitud y dije, “Jesús! Muchas gracias!, tenía mucho miedo!” El Señor respondió, “Mi querida Sesame! Cuando tu me llames, siempre estaré aquí para ayudarte. Así que no te preocupes. Todo lo que debes hacer es orar diligentemente”.

Renové mi mente y comencé a orar de nuevo, cuando pude ver ángeles. Dos ángeles descendieron lentamente y me saludaron respetuosamente. “Saludos, hermana Joo-Eun!” y hablaron cortésmente. Los ángeles son hermosos, y ellos son más altos que los seres humanos. Ellos tenían en sus manos una vestidura resplandeciente muy hermosa. Ellos me la mostraron diciendo, “Hermana Joo-Eun! Esta vestidura es muy hermosa, no es así?”. Como si la estuviera esperando, respondí rápidamente, “Quiero probármela ahora mismo!”. Los ángeles se acercaron, tiernamente y cuidadosamente me vistieron con esta ropa. Esta vestidura traía en la parte de atrás unas alas hermosas. Cuando los ángeles me la colocaron y sostuvieron mis brazos, yo recibí fuerza. Me elevé hacia el cielo. Cuando pasamos la atmósfera, apareció el cielo oscuro y la tierra donde vivimos se hizo más y más distante.

Continuamos volando hacia el lugar donde todas las estrellas en la vía láctea se encuentran dispersas. Relajé mis brazos a ambos lados de mi cuerpo cuando vi que las alas que estaban en la vestidura empezaban a moverse. Las fotos que he visto de la vía láctea en los libros, no se comparan a lo majestuoso que es realmente. Pareció que habíamos estado viajando por un rato y que llegamos a la vía láctea, pero no fuimos más lejos que eso. Pensé para mi misma “Quiero recorrer todo el camino al cielo, pero qué está pasando?”. Luego, los ángeles me explicaron, “La razón es porque no oraste lo suficiente, entonces sólo podemos llegar hasta aquí”. Estuve decepcionada e insatisfecha, pero no tuve opción así que regresé con los ángeles. Regresando, la vista de la tierra desde el espacio es hermosa. No puedo creer que yo viva en un planeta tan pequeño!. Regresamos a la iglesia. Hoy aprendí sobre las oportunidades que uno pierde. Aprendí la importancia del valor de una oración, y que si quería viajar al cielo, tendría que poner todas mis fuerzas en ello.

Estaba pensando en el cielo mientras oraba, cuando ángeles descendieron desde arriba y se colocaron a mi lado. Los ángeles estaban alineados y juntaban todas mis oraciones en un pequeño recipiente de oro que sostenían en sus manos. Mantuve una conversación con los ángeles “Queridos ángeles! Ángeles! Oraré mucho más ahora que antes, así que traigan recipientes mucho más grandes la próxima vez!” Hablé casualmente, pero un ángel me respondió respetuosamente, “Si, hermana Joo-Eun! Entiendo!”.

No hay comentarios: