Blogs cristianos

sábado, 31 de julio de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 11

Kim, Eun Joo-:

Como ya había orado intensamente, una luz brillante apareció delante de mí y enfrente de esa luz estaba Jesús. "Joo-Eun, te amo. Ora sin cesar, ora diligentemente, ora con todo tu corazón. No te detengas." Sentí el ambiente cálido y pude ver a Jesús con mayor claridad. Supe por qué Jesús me dijo que levantara las manos más alto, porque tuve la oportunidad de verlo más claramente cuando lo hice. Le dije, "Wow, te puedo ver mejor, Señor. Me encanta, Jesús. Gracias!".
Me sentí bien, así que dejé de orar por un momento para disfrutar de mi júbilo. En ese momento apareció un espíritu maligno. Era más negro que la oscuridad. Lo alejé en el nombre de Jesús, y yo continué orando en lenguas.

Lee, Kyung Yoo-:

Cuando estaba orando en lenguas, un espíritu maligno con largas pestañas se presentó. Estaba llorando y me rogó que escuchara lo que tenía que decir. "Hace mucho frío. Yo soy tan frío. ¿Hay alguna manera de que me pueda dar calor? Por favor?" Yo le respondí: "Tu, espíritu inmundo. En el nombre de Jesús, apártate de mí. "

Baek, Bong-Nyo :

Hoy, Jesús me llevó al cielo. No es posible expresar la visión del Cielo con palabras humanas. Estábamos en frente del trono del Padre. La majestad y la gloria eran tan grandes que no podía levantar la cabeza. Yo me incliné ante él. La esencia del Padre es indescriptible. Intenté levantar la cabeza para mirarlo pero el brillo puro de la luz me impedía verle. Dios Padre es luz.
Una mente finita no puede comprender o imaginar su gloria. La magnitud de Dios Padre parece que cubriera la altura y la profundidad de los Cielos. Me sentía como una mota de polvo delante de Dios.
Más tarde, cuando me iba del cielo, un ángel me escoltó a la Tierra. Pero a medida que íbamos descendiendo, una horda de espíritus malignos nos persiguieron. Los espíritus malignos eran muy feos y aterradores. A pesar de que el ángel escolta me llevó rápido, los espíritus malignos iban también rápido. Uno de ellos era un dragón, otro era una serpiente, otro tenía una cabeza de rana, y otro tenía la cabeza de un ser humano. Se estaban riendo Le dije al ángel: "¿Podemos ir más rápido?"
Los malos espíritus ya iban delante de nosotros y bloqueaban nuestro camino de regreso a la iglesia. Otros espíritus malignos estaban detrás de nosotros y se prepararon para atacar. El ángel gritó: "Señor, por favor ven ahora." Tan pronto como el ángel gritó, el Señor apareció frente a nosotros. Con una voz potente y poderosa reprendió a los espíritus del mal: "¿Cómo te atreves a tratar de atacar a mi hija. ¡Váyanse, ahora!". En un segundo, los espíritus malignos habían desaparecido.

No hay comentarios: