Blogs cristianos

sábado, 31 de julio de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 6

Baek, Bong-Nyo:

Cuatro horas habían transcurrido desde que comenzó su sermón el pastor. Ninguno de nosotros ni siquiera parpadeó. La niña de cinco años Meena también escuchaba atentamente el sermón. Jesús se apareció con un montón de ángeles. Jesús guiaba a nueve ovejas que estaban con él. Me di cuenta de que el número de las ovejas que Jesús trajo eran el mismo número de guerreros de oración! "Todos ustedes son mis ovejas. Yo estoy siempre velando por uds, así que no se preocupen. "

El pastor habló con el fuego del Espíritu Santo. Jesús estuvo profundamente involucrado en el sermón del pastor, y gritó de alegría, "¡Bien hecho, Pastor Kim. Lo estás haciendo muy bien."
Jesús caminaba al lado del pastor con una sonrisa radiante. Cuando el pastor se movió a la izquierda, Jesús se movió a la izquierda, cuando se movió a la derecha, Jesús también se movió a la derecha. Entonces aparecieron diez ángeles. Uno estaba con un libro donde registraba todo a toda prisa. Otros ángeles rodearon el pastor llevando unos recipientes, recogiendo el sermón. Cuando un recipiente estaba lleno, el ángel siguiente vino con otro tazón, y continuaron hasta que lo llevaron al cielo. Jesús se regocijó, y los ángeles se alegraron también.
Después del sermón, llegó el momento de orar al unísono. Mientras orábamos, parecía que estábamos luchando en una batalla. A medida que clamamos con arrepentimiento, corrieron el sudor y las lágrimas.

Entonces Jesús se acercó, llamándome por mi nombre. El Señor habló: "Bong-Nyo, muchas iglesias duermen y tienen sus cruces rojas encendidas durante las noches, pero los miembros de la Iglesia del Señor oran diligentemente. Estoy muy feliz ahora. "Entonces los ángeles descienden en grupos de tres. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, conté por un momento, pero no pude ver el final de su procesión, así que me detuve. Continuaron hacia abajo sin parar y se pusieron en frente del altar donde estábamos orando. Recogieron nuestras oraciones en las copas de oro, y las llevaron al cielo y regresaron. Los ángeles llevaron nuestras oraciones continuamente a Dios. Los ángeles nos dieron las gracias por darles trabajo por hacer debido a que estuvimos orando y alabando toda la noche!.

Jesús dijo: "Con su clamor diligente al Señor y la adoración día y noche, el Padre Celestial, yo y el Espíritu Santo nos hemos maravillado de su dedicación. Es raro encontrar una iglesia como la suya en la Tierra." El Padre Celestial nos preguntó: "¿Qué les puedo dar?" Entonces el Padre le preguntó a Jesús: "Mi Hijo, ¿qué piensas que debo hacer?" Jesús le respondió: "Padre, haz lo que quieras". "El Espíritu Santo nos ungió con el fuego santo, aceite y dones celestiales. El Padre dijo: "Para la esposa del pastor, Kang, Hyun-Ja, en especial, quiero ungirla con el fuego ardiente del Espíritu Santo, la capacidad de curar a los enfermos, y para que dance espiritualmente con audacia. "

Cuando la esposa de pastor comenzó la danza, todo el mundo miró asombrado. Su rostro comenzó a enrojecer, mientras danzaba bajo la guía del Espíritu Santo.

Dios me empujó hacia un lugar que parecía como si estuviera bajo el agua, como si mi cuerpo y mis pies se movieran con una mente propia. Escuché la voz del Señor decir: "Yo te bautizo con fuego ardiente. " Me sentí como si mi cuerpo fuera una bola de fuego.

Jesús comenzó a hablar de las iglesias de Corea. Con un tono de enfado habló: "¿De qué sirve una iglesia grande si es hueca y vacía? Elegí los líderes y pastores para salvar almas perdidas, pero carecen de oración, y me rompen el corazón. "

Más tarde, yo estaba danzando y orando en lenguas, cuando Jesús me tomó de la mano, diciendo: "Bong-Nyo, ven conmigo al Cielo," Tan pronto como me tomó, me vi con un traje blanco, y estaba volando con Jesús en el aire. A medida que subimos, la Tierra se convirtió cada vez más pequeña. El universo era tan hermoso. Volamos durante un tiempo, y luego llegamos a la galaxia. Cuando pasamos por la galaxia, se convirtió oscuro de nuevo y vi dos caminos. Pasamos por la carretera a la derecha, así que le pregunté: "Señor. ¿Hacia donde va el camino a la izquierda?" Me dijo que al infierno. Parecía que estábamos en el camino aún, cuando de repente apareció una luz que era tan intensa que no podía abrir los ojos.

El cielo estaba lleno de estrellas. "¿Cómo es esto posible?" Le pregunté. Los seres humanos no pueden imaginar plenamente cómo es el Cielo. Muchos ángeles me saludaron. Jesús dijo: "Tu has decidido comprometerte con diligencia, así que quiero que te muestren tu casa en el Cielo. Sígueme. "Vi muchos ángeles construyendo algo. Jesús me dijo:" Esta es tu casa. "Miré, pero no había ninguna casa. Sólo vi un fundamento profundo. Los ángeles estaban usando oro para llevar a cabo su trabajo. Jesús dijo: "En pocos días tu casa estará lista. No te desanimes, ora con diligencia y vive fielmente. Tú adorabas al diablo, y llevaste a muchas personas al engaño. Pero, decidiste creer en mí y diligentemente asistir a la iglesia. "
Jesús dijo:" Tengo un lugar que te quiero mostrar, sígueme, "y él me llevó a otro lugar." Mi querida Bong- Nyo, yo te mostraré el almacén del tesoro y la casa de las personas responsables de evangelizarte a ti, el pastor de la iglesia, Kim Yong-Doo, y su esposa, Kang, Hyun-Ja. Observa cuidadosamente. Un edificio de mil en la tierra es comparable a un edificio de un piso en el cielo, y todo lo que hay en cielo no se puede describir con el vocabulario humano porque este es limitado. "

Ante mis ojos había un edificio enorme, y la luz que irradiaba era tan intensa que no podía levantar la cabeza. "Esta es la casa del pastor Kim, Doo-Yong." Jesús levantó su mano derecha y de repente pude ver claramente, una casa nueva, hermosa en el cielo. Entonces el Señor dijo: "Ahora, vamos a ver el tesoro del Pastor." La distancia de la casa al almacén fue de aproximadamente tres a cuatro paradas de autobús, en comparación. El almacén del tesoro del Pastor estaba fuertemente custodiado por cientos de ángeles, así que no podía entrar. Cuando Jesús apareció, los ángeles se inclinaron ante él. Cada almacén del tesoro en el cielo requiere permiso de Jesús para entrar. Los colores radiantes saliendo de los almacenes fueron una imagen que maravillaba. "Wow, Pastor Kim será tan feliz", le dije. En el interior del almacén del tesoro los ángeles eran innumerables y estaban ocupados en acumular todos los materiales. El tesoro del pastor seguía acumulándose. Le pregunté a Jesús: "¿Por qué la casa del Pastor Kim es tan grande y ¿por qué hay tantos tesoros?" El Señor me respondió: "El Pastor Kim, Yong-Doo comenzó su caminar en fe temprano, y ha orado y servido siempre con diligencia." Jesús dijo: "Eso es todo por hoy ". Él me trajo de vuelta a la iglesia.
Dijo una última cosa antes de que se fuera:"Cuando morí en la cruz, muchos creyeron que no volvería a vivir. Mucha gente ha dejado de creer mí, de ir a la iglesia, y ahora están haciendo muchas cosas mundanas".

No hay comentarios: