Blogs cristianos

sábado, 31 de julio de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 12

Baek, Bong-Nyo:

Yo estaba orando en lenguas, y después de treinta minutos de oración vi cinco ángeles volando hacia mí. Decidí probar los ángeles para determinar si eran ángeles y no malos espíritus. Continué orando en lenguas. Vi sonrisas en sus rostros y los ángeles se presentaron como amigos mientras yo seguía en mi oración en lenguas. Supuse que mi oración diligente confirmó a los ángeles como amigos. Sin embargo, en poco tiempo, sus vestidos blancos se volvieron negros y sus alas se desvanecieron. Sus cuerpos se retorcían y giraban. Seguí orando enérgicamente en lenguas, y comenzaron a caer sobre el suelo. En verdad, el don espiritual de orar en lenguas es muy poderoso. Pronto se parecieron a los monstruos que veía en las películas. Eché a todos, uno por uno en el nombre de Jesucristo. Todos ellos huyeron.

Jesús vino y dijo: "Bong-Nyo , yo soy tu Señor, confía en mí! " Sin embargo, su voz era extraña y también su comportamiento. Cada vez que Jesús vino a verme anteriormente fue suave, tranquilo y pacífico. Pero ahora estaba agitado y temeroso. Con confianza, grité: "¡En el nombre de Jesús, vete de aquí." Se transformó en un animal repugnante. Me atacó, pero después se fue.

Entonces apareció otro espíritu. Era muy atractivo. Pensé: "¿Cómo podría una mujer tan hermosa ser un demonio?" El espíritu maligno era más bello que cualquier mujer en el mundo. Delgada y con una bella figura, con una pieza de traje. Caminaba tan natural como una modelo y con cuidado se me acercó. Se inclinó para saludarme y me dijo: "¿Cuánto tiempo has estado asistiendo a la Iglesia del Señor?" No hice caso a la pregunta y continué orando en lenguas. Se arrodilló a mi lado, y aunque ella parecía muy elegante y exquisita, mi cuerpo tenía la piel de gallina. Pronto, su cara se rompió por la mitad y se convirtió en una pesadilla horrible. El espíritu maligno gritó: "¡Adelante, ora, no será fácil. No me voy a retirar." El espíritu maligno no se iría fácilmente.
Escuché al Señor decir: "Bong-Nyo, no dejes de orar. Ora celosamente. De repente, el espíritu maligno voló por los aires y se transformó de nuevo en una bella dama. Esta vez llevaba un hermoso vestido blanco, magnífico. La mujer voló hacia mí, parpadeando sus ojos redondos y grandes. El Señor me susurró al oído: "Continua orando y observa cómo la bella mujer se transforma de nuevo en un espíritu feo".
Continué orando celosamente como Jesús lo había mandado. Pronto se convirtió de nuevo en un espíritu feo, y con una reprensión huyó del Señor.

Más tarde, Jesús, me mostró un lugar en el infierno conocido como el barrio rojo. Vi una enorme montaña, cubierta de cadáveres. Personas cuyos cuerpos estaban cubiertos con pequeños insectos blancos, y sus manos atadas hacia arriba. Pero la gente no hizo esfuerzo para eliminar a los insectos. Estos insectos penetraban en la piel, fosas nasales, boca y orejas. Con los bichos devorando sus cuerpos, la gente se convirtió en figuras feas y, a continuación en esqueletos. Estaban en un dolor indescriptible. "Señor, ¿por qué estas personas están en esta brutal tortura?"
Jesús dijo: "Las mujeres en este lugar son las que vendían sus cuerpos. Los hombres son los que cometieron fornicación con estas mujeres." Hacía mucho calor, y yo estaba en agonía, con ganas de irme.

Kim, Joo-Eun:

Hoy tuvimos numerosos ataques de demonios, espíritus malignos y dragones, y fue por el poder de Jesús que cada uno de ellos huyó. Luego vino una manada de espíritus que no tienen cuerpos, en realidad eran extraños en forma de ojos. Ellos no dejaban de gritar, "No ores!! Vamos a distraerte". Una y otra vez se repetía. Asustada, grité: "¡En el nombre de Jesús, apártense de mí."
Pero ellos todavía estaban presentes, y comenzaron a hacer ruidos extraños. Pronto el Señor me dijo, "Joo-Eun, no mires ni escuches nada, sólo a mí." Me cubrió los oídos con sus manos y dijo: "Joo-Eun, puedes hablar conmigo." Los espíritus malignos fueron esparcidos por Su Presencia.

No hay comentarios: