Blogs cristianos

viernes, 30 de julio de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 5

Nota del Autor: El matrimonio entre la hermana Baek, Bong-Nyo y Jesús simboliza la relación entre el Salvador y los pecadores.

Baek, Bong-Nyo:

Empecé a orar en lenguas diligentemente, cuando el Señor se me apareció y me dijo: "Bong-Nyo, vamos a ir al cielo." Él tomó mi mano y me guió. Pronto me encontraba a los pies del trono celestial del Padre. Jesús explicó con pasión la razón por la que fui llevada al cielo: "Bong-Nyo, quiero tener una boda hermosa en el cielo contigo hoy, y por eso estamos aquí". Pronto, los ángeles empezaron a preparar mi vestido y lo adornaron con muchas joyas. Nunca había visto nada como ese vestido. Me llené de alegría. Muchos ángeles y ciudadanos del Cielo me felicitaron por nuestro matrimonio, nunca me olvidaré de esta escena. En ese momento el trono de nuestro Padre Celestial pareció balancearse muy ligeramente hacia atrás y hacia delante, eso fue porque Dios estaba contento y del trono irradiaban 5 colores brillantes. Después de la ceremonia, viajé de la mano del Señor por todo el cielo. Yo estaba muy feliz.

Lee, Haak-Sung:
Comencé a orar en lenguas con una firme determinación, cuando de repente miré hacia la cruz que está en la iglesia y una puerta redonda apareció. Un poco más tarde, Jesús apareció. Haak-Sung. Te amo." No pude contener la alegría que me abrumó. "Haak-Sung, hay un lugar al que tienes que ir conmigo, así que vamos a ir". Tan pronto como Jesús tomó mi mano, mi cuerpo flotó en el aire tan ligero como una pluma. Cuando llegamos a nuestro destino, había un olor extraño, y el lugar estaba muy sucio. Casi no podía respirar por el olor. "Jesús, mi amado Jesús. ¿Dónde estamos? No puedo ver muy bien al frente de mí", le grité, pero Jesús dijo: "Haak-Sung, no te asustes. Esto es el infierno. Yo te protegeré, no te preocupes. Mira de cerca. El fuego calienta las puertas del infierno, lo que hace que sean rojas y brillantes, incluso antes de entrar por ella había un calor insoportable.
Le pregunté: "Jesús, ¿cómo podemos caminar en este pozo de fuego? no creo que pueda hacer esto ". Fuimos a un lugar que estaba muy oscuro y no pude ver nada. Entonces, tan pronto como Jesús me tocó los ojos, podía ver muy claramente. Había una anciana con una mirada de desesperación inmóvil vestida con ropa blanca tradicional coreana, Jesús dijo: “Haak-Sung, mira más de cerca," así que me acerqué a la anciana. Fue mi abuela materna, que había fallecido unos años antes. Cuando mi madre se fue de casa, mi abuela materna me crió a mí. Mi abuela nos amó. No me sentí bien con el hecho de que mi abuela estaba en el infierno. Con asombro, le grité: "Abuela, soy yo, Haak-Sung. ¿Cómo puede una persona buena venir a parar aquí? Vamos, de prisa, sal de allí. "Mi abuela me reconoció rápidamente, y sorprendida, me preguntó,"Haak-Sung, ¿por qué estás aquí? ¿Cómo llegaste aquí? "
Yo le respondí: "Jesús me trajo aquí. Abuela, date prisa y sal de ahí". Mi abuela lloraba y gritaba, "Haak-Sung, quiero salir, pero no puedo. No debes venir aquí. Sal inmediatamente." Con lágrimas le rogué a Jesús, "Jesús , por favor ayuda a mi abuela!. Mi abuela vivió una vida triste. " En un instante, una gran serpiente apareció y comenzó a enrollar su cuerpo. Grité en voz alta, "Ahh." Mi abuela gritó: "¡Sálvame, por favor", pero no sirvió de nada. "Jesús, mi querido Jesús, yo soy el que ha hecho tanto mal,-exclamé-. "Por favor haz algo, por favor." Jesús no dijo una palabra, pero su corazón se quebrantaba mientras miraba. Lloré y rogué, pero no sirvió de nada. Aun en medio de la locura, ella me preguntó sobre el bienestar de mi familia y se preocupó por ellos". Haak-Sung, ¿cómo están tus hermanas? ¿Y tu madre?" Yo le respondí: "Todo el mundo está bien". Los agonizantes gritos de mi abuela eran cada vez más fuerte. Jesús tomó mi mano y me guió, diciendo: "Haak-Sung, es el momento de irnos ahora".
Dejé los gritos de mi abuela atrás y salí del infierno. Jesús dijo: "En el infierno, en comparación con el mundo físico, todos sus sentidos son más sensibles y agudos... Haak-Sung, no llores. Lo vistes claramente, así que sírveme fielmente. ¿Entiendes? "

Luego, Jesús me dijo "Haak-Sung el infierno es horrible, ¿verdad? Te quiero mostrar ahora el Cielo". En poco tiempo, estábamos en el Cielo. Grupos de ángeles y muchas personas que llegaron al cielo antes que yo, vinieron a darme la bienvenida. Los ángeles rodearon a Jesús y se dieron la mano para bailar con alegría juntos. Todo lo que ví del Cielo era un completo contraste con las escenas del infierno. En el cielo, todo era sorprendente, e increíble. Mientras estaba en el cielo le hice una petición a Jesús. "Jesús, el hijo del pastor, José tiene el pie enfermo y apenas puede caminar. Por favor, sánalo. Y mi mamá está sufriendo de dolor de espalda. Ayúdala y ayuda al hermano, Jong-Suk, quien vive en la oficina de la iglesia, para encontrar rápidamente un empleo. Y, por último, trae un avivamiento a nuestra iglesia. "Jesús respondió alegremente: "Sí, está bien". Me miró y dijo: "Haak-Sung, eso es suficiente por hoy.Vamos." Cuando Jesús tomó mi mano, volamos regresando a la iglesia.

Volví a orar diligentemente. No podía dejar de pensar en mi abuela materna que está sufriendo en el infierno, y me eché a llorar. Estaba sufriendo mucho, grité gemí y clamé "Señor, ¿qué voy a hacer? Mi abuela murió por mi culpa. Me duele el corazón. Mi pobre abuela. "Lloré hasta que me agoté. Entonces empecé de nuevo. Grité al Señor. Yo lloro raramente pero las lágrimas fluyeron durante 2, 3 y 4 horas. La primera sesión de oración había terminado, pero aún así no pude contener mi dolor. Compartí mi testimonio con los demás. Luego a las 5 am de la mañana comenzamos nuestro servicio de oración, que terminó cinco horas después. Mientras el pastor estaba dando su sermón, Jesús se apareció, y el sermón del pastor se hizo más poderoso. Los ángeles bajaron del cielo, haciendo fila al lado del podio, y algunos cargaban un recipiente donde capturaron cada una de nuestras oraciones. Y cantaban: "¡Amén. Amén."
Incluso después de todos los servicios, no pude dejar de atormentarme por mi abuela, que estaba en el infierno.

No hay comentarios: