Blogs cristianos

jueves, 19 de agosto de 2010

Baptized by Blazing Fire, Día 17 cont...

Pastor Kim Yong Doo:
Mientras estaba orando (apróx después de 30 minutos) con mis manos levantadas en alto, a mis brazos y manos les empezó a pasar algo. Pensé “Hey, aún si estoy recibiendo un don espiritual, porque mis brazos duelen mucho?” En ese instante, todos los dedos empezaron a temblar. Al principio mi palma derecha se movió hacia afuera, luego después de orar continuamente en lenguas, mi palma izquierda también empezó a moverse hacia afuera.

Después de orar por algún tiempo, mi mano derecha se movió, y luego cuando oré de nuevo, mi mano izquierda se movió. La velocidad y la sensación de los movimientos fueron lentos, yo pensé, si este fue el paso de cómo el despertar espiritual toma lugar, no tardaría una hora. Para otros miembros de la congregación, aún después de una corta oración Jesús se reveló a ellos, y ellos fueron capaces de ver espíritus demoniacos. Yo soy un pastor, pero el trató conmigo arduamente. Tomó un promedio de 20-30 minutos antes de que ví un signo de cambio y estaba ansioso de que podría perder mi voluntad.

Oré por 2-3 horas, y mis manos repitieron el movimiento cuando de repente yo sentí un shock eléctrico muy intenso pasando por mi cabeza. Pensé, “Esto es, esto es el comienzo de la entrada al mundo espiritual”. Estuve lleno de curiosidad. Oré más fuerte y poderosamente, mientras la corriente eléctrica vibraba a través de mi cuerpo continuamente.

Como es costumbre, estuve orando sinceramente con mis manos levantadas en alto, y parecía que el tiempo transcurrido fue como de 4 horas. De repente, un cuerpo deforme se me acercó a mi derecha, y sin compasión torció mi muñeca. Luego este demonio estaba punzándome con un instrumento del lado derecho de mi nuca con todas sus fuerzas con un instrumento afilado. El resto de mi espalda, hombro y parte baja se sentía como si me estuvieran deslizando un cuchillo filoso. Grité, y me desesperé porque mi cuerpo estaba paralizado. Luché y me moví pero no tuve éxito.

Estuve en shock, mi muñeca derecha estaba torcida y no podía moverme, y en ese momento, la imagen de una escena de judo estuvo en mi cabeza. Los demonios vinieron y se burlaron “Tu te atreves q tener los ojos espirituales abiertos? Si tu recibes esto, como crees que vamos a sobrevivir? Incluso ahora, somos castigados severamente porque uds oran demasiado! No tenemos oportunidad desde que tu estás orando constantemente, predicando, y adorando, pero parece que el día es hoy. Tu has tomado a los tontos y despistados, y les has ayudado a recibir la vista espiritual y demás regalos (dones), así que tu pagarás por esto!”. Luego, el grupo de espíritus demoníacos entró en mi cuerpo.

Traté de respirar, y traté de voltearme, pero sólo fue peor. Los demonios viajaron desenfrenadamente por todo mi cuerpo causando un dolor tremendo. Aunque estaba paralizado, el dolor continuó y mi cuerpo entero se entumeció. Cada músculo, nervio, articulación y hueso estaba agonizando de dolor. No podía ni llorar del dolor extremo en el cual estaba, porque cuando gritaba el dolor se hacía más intenso.

Señor! Lo siento. Sálvame! Por favor, sálvame! No puedo con este dolor". La congregación estuvo en shock e inmediatamente corrieron al púlpito. Estaban asustados. No supieron que hacer, entonces me miraron impotentes buscando alguna señal. Grité, “Uds demonios! En el nombre de Jesucristo de Nazareth, huyan de mi!”. Pero los demonios no se fueron. En muchas otras ocasiones cuando yo usé el nombre de Jesús los demonios huyeron inmediatamente pero en esta oportunidad, no importó cuan fuerte grité, no se movieron.

En ese instante, no uno, sino una gran concentración de demonios entraron en mi cuerpo mientras estuve distraído y vulnerable. Fue entonces cuando atacaron. Me inmovilizaron por completo, hasta que me fue imposible hablar. Sólo podía respirar, pero cada respiración me producía gran angustia y el dolor se difundía por todo mi cuerpo.

La congregación estaba sentada en círculo alrededor de mi y oraban por mi, como si mi vida dependiera de eso. “Señor, señor, sálvame!” Estas palabras salieron involuntariamente de mi.

Nuestras pequeñas ovejas comenzaron a clamar. Fue una oportunidad de oro para poner a prueba las habilidades y el entrenamiento que habíamos recibido durante los 17 días. Dije a los miembros de la congregación que habían recibido el don de la “vista espiritual” que identificaran que tipo de demonios estaban dentro de mí, y ellos respondieron que no podían ver ninguno. Mientras todo esto estaba pasando, mi muñeca seguía torcida y paralizada.

Me urgía que la congregación clamara a Jesús en oración, pidiéndole que los ayudara a ver, a identificar cuales y cuantos demonios estaban dentro de mí. Oré silenciosamente, y dije “Señor, por favor, muéstrales los demonios. Ayúdalos a que los puedan ver claramente y en detalle”. Entonces, muchos pensamientos entraron en mi mente “Ah! No puedo soportar este dolor tan terrible. Qué puedo hacer? Es por esto que las personas con enfermedades incurables y dolorosas se suicidan?. Cómo pastor, no debería tener estos pensamientos, estaba temeroso de morir”.

Oramos por un rato, cuando quienes tuvieron el don de la vista espiritual, empezaron a ver en detalle a cada uno de ellos. Joo-Eun, Baek, Bong-Nyo, Haak-Sung and Yoo-Kyung preguntaron a Jesús y él les mostró uno por uno.

El enjambre de demonios dentro de mi vino a la “Iglesia del Señor” en un orden específico comandados por un líder del infierno. Su invisibilidad y habilidad para transformarse en diferentes formas, hacia difícil que aquellos que tenían el don de la “vista espiritual” pudieran verlos sin estar en intensa oración. Jesús dijo, “Mi precioso rebaño, debido a su sincera oración y clamor por su pastor, les permitiré ver los demonios”.

Habían apróx 30 demonios, y por mucho tiempo, habían estado esperando la oportunidad para atacar. Cuando el pastor vecino y su esposa visitaron nuestra iglesia y la casa del Pastor Kim, ellos vieron una oportunidad de entrar sin ser vistos detrás de ellos. El líder demoníaco dio una orden, diciendo, “Cuando entren a la Iglesia del Señor, uds deben tener especial cuidado más que en otras iglesias. Hay muchos miembros que tienen el don de la vista espiritual y muchos de mis seguidores anteriores han sido perseguidos, debido a que su identidad ha sido expuesta. Ahora, uds deben esperar el tiempo correcto para atacar al Pastor Kim”. Este estúpido es la fuente del problema. Si podemos hacerlo caer, todo lo demás será resuelto fácilmente, entonces, vayan y hagan que esto suceda!”.

La esposa del pastor vecino no cree en demonios alrededor de ella. De lo que yo se, ella es una guerrera de oración que ora diligentemente. Pensando en esto, los demonios tratan de esconder su verdadera identidad, y buscan constantemente un “vehículo” que pueda ser usado. Cuando los demonios supieron que ella quería venir, usaron la oportunidad para seguirla, así como también, la necesidad del ser humano de tener compasión como una trampa.

Los demonios querían que nosotros culpáramos a la esposa del pastor por lo que a mi me estaba pasando. Esta es la técnica favorita del diablo. El diablo usa cualquier cosa y todo lo que sea posible. “Ni den lugar al diablo” (Efesios 4:27).

Nunca la esposa del pastor se imaginó lo que yo estaba sufriendo por los ataques demoníacos. Ella se imaginó que el rally de oración sería como los que ella estaba acostumbrada. No supo tampoco que su interrupción nos había afectado. No importando esto, yo sinceramente quise ser bendecido hoy, pero por el contrario, los demonios se movilizaron para atacarme. Qué hago? Por ahora, mi prioridad fue expulsar los demonios de mi cuerpo.

Jesús, muéstrame la identidad de los demonios. Jesús, por favor, revelanos!”, y todos oramos, cuando de repente, alguien gritó “Guau, los veo! Los puedo ver!”. Los demonios tenían diferentes tamaños y formas. Ordené a la congregación que permanecieran juntos alrededor de mi, orando sinceramente en lenguas, y tocando las áreas más dolorosas de mi cuerpo. Empezaron a tocar mi cuerpo y a orar.

Una voz gritó, “Pastor! Los demonios están cambiando! No se están dispersando, sino uniéndose!”, Yo respondí, “Eso es verdad? Oren con poder y autoridad y envíenlos fuera!”. Entonces, la congregación gritaron a una sola voz, “En el nombre de Jesús, fuera del cuerpo de nuestro pastor! Regresen al infierno!”. En este momento, Joo-Eun gritó, “Estos espíritus malignos están sentados dentro de ti, con sus brazos agarrados fuertemente los unos de los otros. Oh no! Qué podemos hacer?”. Yo grité fuerte, “Continuen orando sin cesar. Si se detienen, estaremos en un gran problema”. Ellos oraron intensamente, casi desesperadamente.

“Así que hermanos míos, fortalézcanse en el Señor y en el poder de su fuerza. Póngase toda la armadura de Dios para que puedan estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Efesios 6:10, 11).

La hermana Baek, Bong-Nyo gritó, “Pastor, el demonio se transformó de nuevo.” Yo pregunté, “Qué apariencia tiene ahora?” y ella respondió, “Oh, es como un ciempiés negro. Este ciempiés está mordiendo su cuello con sus colmillos afilados. Qué podemos hacer? Está ahora en tu espalda!” Inmediatamente, sentí un dolor insoportable y brinqué pero eso solo me causó mayor agonía.

Grité de nuevo. “Señor, por favor, ayúdame!” y no importó cuan fuerte clamé, él no apareció. Entonces, urgí a la congregación, “Apúrense y encuentren a Jesús, Ahora! Rápido!” y ellos clamaron al unísono, “Señor, dónde estás? Por favor, ven y ayuda a nuestro pastor!”. Con esta llamada, Jesús apareció ante nosotros.

Estaba enojado, porque sentí que Jesús vino muy tarde. Pensé para mi mismo, “Porqué tardó tanto Jesús en venir?”, él dijo “Te ayudaré, no te preocupes”. La congregación que tenía los ojos espirituales abiertos vió a Jesús entrar en mi cuerpo y reportaron que cuando él comenzó a perseguirlos, los demonios se reunieron y se transformaron en gomas.

Jesús arrastró los demonios que estaban pegados al cuerpo como bandas de goma. Cuando el jaló un lado, el lado opuesto se pegó más, por lo que requirió tiempo jalar a todos los demonios fuera. Creo que Jesús lo hizo de esta manera con el propósito de entrenar nuestra fe.

“Sométanse a Dios, resistan al Diablo y huirá de uds” (Santiago 4:7).

En la Biblia, cuando Jesús hablaba, los demonios temblaron de miedo y se rindieron ante él, pero definitivamente que existió una razón por la cual Jesús se tomó su tiempo. Jesús quiso probar nuestra Resistencia y experimentar la unidad de los esfuerzos para echarlos fuera. El rally de oración comenzó a medianoche y continuó hasta las 7:00am de la mañana siguiente. Mi cuerpo todavía sentía dolor y la congregación continuó orando.

La congregación me rodeó en oración, mi estómago sonaba y estaba lleno de gases. Mi cuerpo dolía y mi estómago dolía más todavía. Desafortunadamente, para la congregación, tuve la urgencia de expulsar un gas silenciosamente, y el terrible olor se difundió. Se sintió como si algo que estaba podrido dentro de mí, saliera.

La congregación de repente dijo, “Qué es ese olor? Guau, es terrible, horrible!” y se taparon la boca y la nariz. Luego preguntaron “Quién es? Quién expulsó eso? Digan quién fue”. Avergonzado, bajé la cabeza y en voz baja supliqué, “Diaconisa, por favor, baja la voz! Comí mucho ayer, por favor, discúlpenme”. Cada uno tuvo algo que decir al respecto.

Pastor, estamos orando por ud con todas nuestras fuerzas y por no controlar esto, nos has distraído y desconcentrado. Por qué hiciste esto? Por favor, ten dominio propio” y con estos comentarios estallaron en risas. Luego, la esposa del pastor dijo, “Nuestro pastor tiene una excelente digestión y él puede hacer esto cuando o donde sea”. Y se rieron a carcajadas una vez más.

Llamé a la congregación, diciéndoles, “No es tiempo de reírse, vamos, sigan orando a Dios!”, entonces retornó la seriedad. Prometí no hacerlo de nuevo y les urgí a orar. “Joo-Eun, el Señor está sacándome los demonios? Mira.” Inmediatamente, Haak-Sung, Yoo-Kyung y Joo-Eun reportaron al unísono que Jesús estaba echándolos uno por uno. Quedaron sólo dos demonios.

El tiempo pasó rápidamente y llegó el tiempo de llevar a la diaconisa Shin, Sung-Kyung a su casa. Arrastré mi cuerpo adolorido y tomé el volante. Me senté cuando Haak-Sung y Joseph me llamaron, “Pastor, ir solo no es buena idea.” Ellos me acompañaron y me sostuvieron en oración (orando en lenguas) mientras yo manejaba. Estaba orgulloso y pensé, “Ellos ya conocen como apoyar desinteresadamente al siervo del Señor”. Jesús continuó adentro, porque él no quería que más demonios entraran, mientras se deshacía de los últimos dos demonios.

Después de que manejé llevando a la diaconisa Shin a casa, regresé a la iglesia y continué orando intensamente y me sentí con autoridad. Estaba en deuda con mi congregación por su oración alentadora. Finalmente, Jesús capturó y ató todos los demonios que me estaban atormentando. El envió estos demonios de regreso al infierno, a un foso ardiente. Luego, él regresó y me explicó todo claramente.

Guau! Cuando uds se precuparon oraron, y estuvieron apoyándolo mientras estuvo manejando – Esto realmente me movió. Esperen, Le abriré los ojos espirituales al Pastor Kim y será capaz de ver en detalle tanto el cielo como el infierno. Él lo registrará y lo compartirá con el mundo. Muchas almas perdidas leerán este libro y serán salvadas, y regresarán a mi”. Regresé a mi casa a las 10:30.

Cuando regresé a casa y me recosté para descansar, las marcas de las mordidas y raspaduras eran dolorosamente insoportables. Cuando respiraba, o me movía, me dolía demasiado. Mi esposa, Joseph, y Joo-Eun comenzaron a orar.

Mientras Joo-Eun oraba, ella escuchó a Jesús diciendo, “Cuando los demonios te dejaron, no lo hicieron de una manera quieta. En vez de eso, ellos dejaron secuelas de mordeduras dolorosas y raspones que sufrirás en los próximos días. Tu esposa recibió el don de sanidad, ella debe colocar sus manos en tus heridas y orar!”. Mi esposa inmediatamente puso sus manos en mis heridas, pero estas no sanaron rápidamente. Rodé por el suelo, lleno de dolor y le pedí al Señor “Señor, mi esposa tiene el don de la sanidad, pero porque todavía estoy sufriendo este dolor espantoso?” El Señor explicó que su poder estaba débil, pero me tranquilizó diciéndome que gradualmente me sentiría mejor. Soy impaciente, así que fui al hospital a recibir terapia, pero el dolor era tan intenso que tuve que dejarla.

Mi esposa dijo, “En nuestros 20 años de matrimonio, no te había visto en tal agonía y dolor.”

No hay comentarios: